Prensa Latina, La Agencia

lunes 20 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

Tres décadas de atentados de gran magnitud en Rusia

Moscú (Prensa Latina) Tres décadas de atentados de gran magnitud ha vivido Rusia desde 1995 hasta la fecha, hechos esbozados en una cronología publicada por la agencia rusa Tass, tras el atentado contra la sala de conciertos Crocus City Hall el viernes 22 de marzo.

Por Odette Díaz Fumero

Corresponsal en Rusia

El material publicado reseña que todos los ataques, contando el sucedido el viernes que sería el número 16, tienen como factor común la muerte de decenas de personas y más de 100 heridas. El último con tales indicadores sucedió en 2010.

El 14 de junio de 1995, un grupo de militantes chechenos armados liderados por Shamil Basayev tomó como rehenes a mil 586 residentes de Budennovsk, territorio de la región de Stávropol y los retuvo en el edificio del hospital de la ciudad.

No fue hasta el 17 del propio mes, que luego de un intento de asaltar el edificio por parte de las tropas federales, comenzaron las negociaciones, como resultado de las cuales, a los militantes, acompañados por algunos de los rehenes, se les permitió abandonar la urbe.

Al llegar a Chechenia, los terroristas liberaron a los detenidos y desaparecieron. En total, 129 personas murieron y 317 resultaron heridas.

Poco más de un año después, el 16 de noviembre de 1996, en la metrópoli de Kaspisk, República de Daguestán, un grupo de atacantes volaron un edificio residencial de nueve pisos en el que vivían familias de guardias fronterizos. El hecho dejó sin vida a 68 personas, incluidos 21 niños.

Asimismo, el 19 de marzo de 1999 se produjo una explosión en el Mercado Central de Vladikavkaz, capital y la mayor ciudad de la República de Osetia del Norte-Alania, 52 personas fallecieron y más de 150 quedaron heridas debido a la colocación de una bomba por un individuo que actuaba siguiendo instrucciones del terrorista internacional de origen árabe Khattab.

En ese mismo año, el mes de septiembre resultó el más trágico en cuanto a ataques de origen terrorista, los días 4, 8 y 13 murieron en total 288 víctimas y otras 843 recibieron daños de diversas índoles.

Estos hechos sucedieron en la localidad de Buinaksk (República de Daguestán), fue volado un inmueble residencial donde vivían las familias de los oficiales rusos de la 136 brigada del Ministerio de Defensa.

El del 8 de septiembre ocurrió en la calle Guryanov en Moscú, los terroristas provocaron una explosión en una propiedad de nueve pisos y el artefacto utilizado tenía una equivalencia a 350 kilogramos (kg) de TNT.

Igual modo de operación utilizaron el día 13 en la zona moscovita cercana a la autopista Kashirskoye, donde también volaron totalmente un edificio con unos 300 kg de TNT.

Otro año de reiteradas acciones trágicas fue el 2002. El 9 de mayo se produjo un atentado terrorista en Kaspiysk (República de Daguestán) durante la celebración del Día de la Victoria en la Gran Guerra Patria. Como resultado de la detonación de un artefacto explosivo, 43 personas murieron y unas 120 resultaron heridas.

Del 23 al 26 de octubre del mismo año, en la capital rusa, un grupo de militantes armados liderados por el insurgente ruso Movsar Barayev, tomó como rehenes a 912 espectadores del musical “Nord-Ost”, en el edificio del Centro de Teatro de Dubrovka.

Debido a la amenaza de explosión de la institución y pérdida de vidas, el día 26 los servicios especiales llevaron a cabo una operación forzosa para liberar a los recluidos. Como resultado del ataque terrorista fallecieron 130 individuos. Todos los atacantes (21 hombres, incluido Barayev, y 19 mujeres) murieron.

Y para finales de 2002, el 27 de diciembre, en Grozny -la capital de la República Chechena-, en el patio de la Casa de Gobierno terroristas suicidas hicieron estallar vehículos Kamaz y UAZ llenos de explosivos. Las víctimas mortales de esa acción fueron 71 y otras 640 heridas.

El 12 de mayo de 2003, en la aldea de Znamenskoye, distrito de Nadterechny, también de la República Chechena, otro camión Kamaz cargado de municiones, conducido por un atacante suicida, detonó cerca de los edificios de la administración local y del departamento del Servicio Federal de Seguridad.

Quedaron sin vida 60 ciudadanos y otros 197 lesionados. Entre las víctimas del ataque terrorista se encontraban civiles, incluidos ocho niños.

El 5 de diciembre de 2003, en el tren eléctrico Kislovodsk-Mineralnye Vody, cuando apenas se encontraba a un kilómetro de la estación Yessentuki, en la provincia de Stávropol, un atacante suicida detonó un artefacto explosivo con una capacidad de 7 kg de TNT.

En ese hecho mató a 47 civiles e hirió a 186. Los terroristas chechenos asumieron la responsabilidad del ataque.

Apenas dos meses después, el 6 de febrero de 2004, en Moscú, hubo una explosión en el segundo vagón de un tren en el tramo entre las estaciones de metro Avtozavodskaya y Paveletskaya.

Un atacante suicida estalló una bomba con una capacidad de 2,9 a 6,6 kg en equivalente de TNT, llena de elementos destructivos: pernos y tornillos. En esa ocasión 41 personas murieron (sin contar al autor) y más de 200 tuvieron daños.

Otro lamentable hecho constituyó la voladura de dos aviones de pasajeros de manera casi simultánea el 24 de agosto de 2004, en el aire, sobre las regiones de Rostov y Tula.

Las aeronaves Tu-154B-2 de Siberia Airlines (número de registro RA-85556, vuelo 1047 Moscú-Sochi) y Tu-134A-3 de las aerolíneas Volga-Aviaexpress (número de registro RA-65080, vuelo 1303 Moscú-Volgogrado) explotaron y colapsaron al despegar del aeropuerto Domodedovo de Moscú.

Como resultado de los desastres, murieron 89 personas. Los artefactos explosivos a bordo de los aviones fueron detonados por mujeres suicidas.

El 1 de septiembre de 2004, en Beslan, República de Osetia del Norte-Alania, militantes ingush liderados por el extremista Ruslan Khuchbarov capturaron a más de mil 100 estudiantes de la escuela número uno de la localidad, a sus familiares y profesores.

Al día siguiente, tras negociaciones con el expresidente de la República de Ingushetia, Ruslan Aushev, los bandidos liberaron a 25 rehenes entre mujeres y niños.

El 3 de septiembre, durante el asalto de las fuerzas del orden, la mayoría de los retenidos fueron liberados. Las víctimas del ataque fueron 334 personas, entre ellas 186 niños, 17 profesores y personal escolar, 10 empleados del Servicio Federal de Seguridad de Rusia y dos empleados del Ministerio de Situaciones de Emergencia.

La última de estas acciones terroristas tuvo lugar el 29 de marzo de 2010, cuando se produjo un doble ataque en el metro de Moscú, bombas con una capacidad de 2 a 4 kg de TNT explotaron en los trenes en las estaciones Lubyanka y Park Kultury, de la línea Sokolnicheskaya.

Las detonaciones fueron llevadas a cabo por mujeres suicidas, como consecuencia 41 personas murieron y 88 resultaron heridas. El 21 de agosto del propio año, el ideólogo de la agresión, el líder de la organización militante Vilayat Daguestán, Magomedali Vagabov, fue eliminado durante una operación especial del Ministerio del Interior y el Servicio Federal de Seguridad en Daguestán.

Luego de 14 años y en medio de una escalada de tensión como resultado de las confrontaciones ruso-ucranianas, el 22 de marzo un grupo de hombres armados desató un tiroteo en la sala de conciertos Crocus City Hall, ubicada en la localidad de Krasnogorsk, provincia de Moscú, cuando apenas restaban unos minutos para el inicio de un concierto de la banda rusa de rock Picnic.

El ataque con armas largas fue seguido por un incendio que afectó un área de casi 13 mil metros cuadrados y cuyo foco se localizó en las primeras horas de este 23 de marzo, según información proporcionada a la prensa por el Ministerio de Situaciones de Emergencia.

El último balance emitido por de las autoridades sanitarias refiere la presencia de cerca de 145 heridos, incluidos menores de edad, y al menos 60 personas fallecidas.

arb/odf

RELACIONADOS