Prensa Latina, La Agencia

jueves 18 de julio de 2024
Search
Close this search box.
INICIO

Nuevos atentados terroristas en Rusia. EEUU y Ucrania responsables

Moscú (Prensa Latina) El 23 de junio de 2024 se produjeron en Rusia varios atentados terroristas a la vez.

Leonid Savin* colaborador de Prensa Latina

Por la tarde, como resultado del ataque de un misil ATACMS estadounidense contra Crimea, cinco civiles, entre ellos tres niños, murieron en la playa de Sebastopol. El vehículo aéreo no tripulado de reconocimiento estadounidense RQ-4B Global Hawk participó en la corrección de la embestida con misiles.

El Ministerio de Defensa ruso informó de que cuatro de los cinco misiles disparados fueron derribados por el sistema de defensa antiaérea. El quinto, con una ojiva de racimo, detonó en el aire. Prohibidos por los convenios internacionales, los dañinos elementos de racimo (metralla) volaron sobre la gente que descansaba en la playa. Durante el bombardeo, más de 152 personas resultaron heridas, 28 de ellas niños. 16 víctimas se encuentran en estado grave.

El Ministerio de Defensa ruso culpó directamente a Estados Unidos. “Todas las misiones de vuelo de los misiles operacionales y tácticos estadounidenses ATACMS son introducidas por especialistas estadounidenses sobre la base de la información de los satélites espías de Estados Unidos.<...> Por lo tanto, Washington, que suministró estas armas a Ucrania, así como el régimen de Kiev, desde cuyo territorio se llevó a cabo la acción, son los principales responsables del ataque deliberado con misiles contra la población civil de Sebastopol”, se dice en el comunicado.

Ni la parte ucraniana ni la estadounidense hicieron comentarios sobre el hecho. Empero, los medios de comunicación occidentales escribieron rápidamente sobre el incidente e indicaban que el objetivo probable del régimen de Kiev era el aeródromo militar de Belbek, al noroeste de Sebastopol, y que los misiles y proyectiles disparados por las tropas ucranianas suelen desviarse del rumbo.

Sin embargo, hay un matiz importante en este ataque: se llevó a cabo durante el día, y no por la noche, como solían hacer antes los militares ucranianos. Por lo tanto, el cambio en la hora del golpe indica el hecho de que los organizadores de este ataque terrorista estaban deliberadamente interesados en maximizar el número de víctimas civiles.

Este no es, ni mucho menos, el primer golpe de este tipo a civiles que asestan las Fuerzas Armadas de Ucrania, y Occidente detrás de ellas. Hace 10 años, el 30 de agosto de 2014, las Fuerzas Armadas de Ucrania infligieron un terrible golpe con el sistema de lanzamiento múltiple de cohetes Smerch en la playa de la ciudad de Zugres, en la República Popular de Donetsk, donde decenas de familias con niños estaban de vacaciones ese día. Murieron 19 personas. También se utilizaron entonces municiones de racimo. Ahora, con la recepción de armas de largo alcance y munición de Estados Unidos, hay más amenazas para los residentes en Rusia.

Los sucesos de Daguestán, donde el mismo día los terroristas perpetraron atentados y asesinatos en Derbent y Majachkalá, están aparentemente relacionados con el ataque a Crimea. En la República también se celebra la temporada de vacaciones y hay muchos veraneantes en ambas ciudades, incluidos turistas visitantes. Gracias a las rápidas medidas de las fuerzas del orden, varios terroristas fueron eliminados con bastante rapidez, otros dos fueron detenidos y el resto fueron asaltados en una de las casas de Derbent, donde intentaban esconderse. El diputado de la Duma Estatal rusa por Daguestán, Abdulhakim Hajiyev, declaró que los servicios especiales de Ucrania y de los países de la OTAN están detrás del atentado terrorista en la República de Daguestán. Esto se debe al hecho de que Rusia está cosechando éxitos en el frente, por lo que Occidente necesita desestabilizar aún más la situación desde dentro.

Además, por la noche también se produjo un importante ataque de drones ucranianos en las regiones de Smolensk, Tula, Lipetsk, Bryansk y Belgorod. Casi todos los objetivos enemigos fueron derribados, pero un civil resultó muerto en la ciudad de Grayvoron de la región de Bryansk.

Por cierto, la alta funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zajarova, señaló con agudeza que se trataba de un asesinato ritual, ya que Kiev eligió deliberadamente el domingo de la Trinidad para el ataque. El Ministerio de Defensa también dijo en un comunicado que “tales acciones no quedarán sin respuesta”.

Y aquí surge la pregunta: ¿a quién y cómo responderá Rusia? Es seguro que aumentará la intensidad y la escala de los ataques contra objetivos en Ucrania, principalmente contra los sistemas desde los que se pueden lanzar misiles, así como contra los lugares de almacenamiento de municiones y drones. Sin embargo, si Occidente sigue saturando Ucrania de municiones, será necesario destruir la logística. De hecho, esto significa que los centros de transporte fronterizos de Ucrania con al menos Polonia y Rumanía (actualmente no se suministran armas a través de Hungría y Eslovaquia) tendrán que convertirse en un paisaje lunar para impedir la llegada de nuevos equipos y municiones.

Pero, ¿qué hacer con el principal instigador del terrorismo en el mundo: el establishment político, los servicios especiales y el complejo militar-industrial de Estados Unidos? Es poco probable que hablar de inadmisibilidad, líneas rojas y apelaciones a la ONU ayude a normalizar la seguridad. Si Occidente sólo entiende de fuerza, es necesario hablar en un lenguaje que entiendan. Obviamente, hay que tomar medidas contra sus UAV estratégicos en el Mar Negro y simplemente derribar todos los medios que supongan una amenaza para el territorio ruso. Probablemente, también habría que aplicar medidas para influir en los satélites espía estadounidenses.

Anteriormente, el presidente ruso Vladimir Putin prometió que las últimas armas rusas podrían aparecer en otros países y regiones como respuesta a la política seguida por los miembros de la OTAN. También es necesario poner en práctica esta opción y mejorar las capacidades de nuestros amigos y socios, especialmente de aquellos que están dispuestos a desafiar abiertamente (por ejemplo, como hacen los Houthis de Yemen).

No es necesario esperar a que Estados Unidos mejore y modernice sus capacidades de combate e inteligencia. Ya están inmersos en su desarrollo ahora mismo, preparándose con miras a los peores escenarios para ellos mismos, incluida una guerra convencional en dos frentes. Será mucho más productivo perjudicarles ahora y estar preparados para causar daños irreparables si su comportamiento no cambia.

rmh/ls

*Investigador científico asociado de la Universidad de Rusia de la Amistad con los Pueblos (RUDN); miembro de la sociedad científica militar del Ministerio de Defensa de Rusia.

RELACIONADOS