Prensa Latina, La Agencia

viernes 21 de junio de 2024
Search
Close this search box.
INICIO

Educación menstrual, lucha contra un tabú en Etiopía

Addis Abeba (Prensa Latina) Para la educadora Genet Birthanu, la valentía de hablar sobre la menstruación tanto a niñas como niños de cuarto grado de enseñanza fue la manera de comenzar a enfrentar un viejo tabú en Etiopía.

Por Nara Romero Rams

Corresponsal jefe en Etiopía

Y de esa necesidad conoce por experiencia Birthanu que al tener por primera vez su periodo sintió miedo y perdió un examen importante en la escuela ante la vergüenza de decirle a su maestra o familia lo que le había sucedido.

De ahí su firme propósito de enseñar a los estudiantes y a sus familiares, así como a las comunidades en general, a cómo cuidarse a sí mismos durante ese momento.

“Todos los estudiantes y otros miembros de la comunidad (hombres y mujeres) deben comprender los problemas de la menstruación. Entonces les digo: no tengan miedo de hablar sobre el ciclo menstrual”, subrayó.

Para crear un ambiente cómodo, primero habla solo con las niñas sobre los aspectos prácticos de cuidarse a sí mismas durante sus períodos. Antes, “los profesores ayudaban a los estudiantes comprándoles toallas sanitarias, pero ahora pueden repartir toallas sanitarias menstruales fabricadas localmente y pagadas por Unicef”, explicó.

Después conversa con los niños y responde a muchas preguntas, entre ellas ¿mi mamá se ocupa de esto? Y ¿puedo enfermarme por estar cerca de la sangre? Presta especial atención al acoso cuando les dice que no deberían burlarse de sus compañeras si ven sangre en su ropa o toallas sanitarias en sus mochilas.

Luego de las sesiones separadas, reúne a niños y niñas para hablar sobre por qué la menstruación no es vergonzosa y por qué es importante asegurarse de que las niñas puedan seguir participando en la escuela durante su período.

Birthanu forma parte de 39 por ciento de las escuelas que en todo el mundo ofrecen este tipo de educación sobre la menstruación, según un informe de Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) publicado el 28 de mayo, designado como “Día Mundial de la Higiene Menstrual” por el organismo multilateral.

Asumir esa responsabilidad impone numerosos desafíos y más en África. De acuerdo con Unicef, en el África subsahariana, por ejemplo, sólo una de cada 10 escuelas tiene contenedores de basura en el baño para deshacerse de las toallas sanitarias y, en el caso de las niñas etíopes, una de cada 10 espera hasta volver a casa después de clases para cambiarse.

El estigma es otro reto que debe enfrentarse según la especialista en Cambios Sociales y de Comportamiento de Unicef en el país africano, Kalkidan Gugsa. Las burlas de los niños son uno de los principales motivos por el cual las niñas faltan a la escuela durante el clico menstrual, después de los calambres.

Otro dato del informe antes citado es la necesidad de educación teniendo en cuenta que en Addis Abeba la mitad de las menores encuestadas no tenían ninguna fuente de información sobre la salud menstrual, mientras que un tercio dijo que la información procedía de los maestros.

Sólo 39 por ciento sabía qué era el periodo antes de que llegara el suyo, aseveró el estudio.

EDUCACIÓN MENSTRUAL, UN PASO A LA VEZ

En la actualidad, los profesores en Etiopía agregaron la menstruación a los planes de estudio de Biología a partir de cuarto grado y en el caso de los estudiantes que manifiesten curiosidad sobre salud e higiene menstruales reciben lecciones adicionales a través de un programa de la Unicef implementado por primera vez en 2012, precisó Gugsa.

“Algunas escuelas han creado “salas seguras” y clubes de género. Las habitaciones seguras suelen tener una cama, una estación de lavado, toallas sanitarias y analgésicos para las estudiantes que menstrúan, para que no tengan que regresar a casa para descansar debido al dolor y la fatiga o para lavar su ropa”, continuó la especialista.

Durante los anuncios de la mañana, por ejemplo, las escuelas pueden informar a los estudiantes sobre las clases extracurriculares que ofrece el club de género para aprender más sobre la menstruación. Los educadores menstruales también pueden sentarse en las salas seguras y conversar con las niñas mientras usan el espacio o realizar sesiones sobre salud e higiene menstrual.

Para Gugsa, lograr que los estudiantes participen en esas sesiones es clave para el éxito. Bajo la dirección del maestro, se anima a los niños a defender la asistencia de sus compañeras a la escuela y a comprender mejor los problemas menstruales y, mirando hacia el futuro, cuando formen sus propias familias.

EMPODERAMIENTO FEMENINO

En marzo pasado, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) en asociación con la empresa japonesa Itochu, presentó un proyecto destinado a empoderar a mujeres y niñas a través de la salud menstrual, higiene y la promoción de los medios de vida.

Por medio de esta colaboración, la corporación del país asiático se comprometió a contribuir con una parte de sus ingresos por ventas de toallas sanitarias reutilizables y pantalones cortos absorbentes producidos aquí al Unfpa.

En aquel momento, la embajadora de Tokio en Addis Abeba, Shibata Hironori, expresó que el empoderamiento de las mujeres es una de las cuestiones de máxima prioridad que guían al gobierno nipón y su cooperación para el desarrollo.

“Para lograr el empoderamiento de las mujeres, es fundamental un entorno de cocreación entre los gobiernos, las organizaciones internacionales y el sector privado. Espero firmemente que este proyecto se convierta en uno de los casos modelo en los que diferentes sectores trabajan juntos hacia un objetivo común”, subrayó.

Por su parte, el gerente general representante comercial de Itochu, Shinoda Akiko, precisó que la empresa se dedica a mejorar la pobreza menstrual en Etiopía enfocándose en educar sobre la salud y en capacitación en la costura de pantalones cortos sanitarios absorbentes y toallas sanitarias reutilizables.

“En colaboración con el Unfpa, nuestro objetivo es difundir conocimientos sobre la salud e higiene menstrual y al mismo tiempo desarrollar habilidades mediante la capacitación en costura para mejorar el sustento”, añadió.

El representante de la agencia de la ONU, Koffi Kouame, afirmó que la gestión de la salud y la higiene menstruales son aspectos fundamentales, aunque a menudo pasados por alto, del bienestar de las mujeres y las niñas en todo el mundo.

Kouame reveló que el acceso insuficiente a los recursos sobre el tema puede impedir las oportunidades educativas, la participación comunitaria, la seguridad, la salud psicosocial y las actividades de subsistencia.

Consideró que la asociación con la compañía nipona es fundamental para que el Unfpa haga realidad su visión de un mundo en el cual cada joven tenga conocimientos y habilidades para salvaguardar su bienestar y tomar decisiones informadas.

Entre los principales objetivos del proyecto se encuentran educadores entre pares para difundir eficazmente información sobre salud junto con sesiones de capacitación en habilidades de costura.

arc/nmr

RELACIONADOS