Prensa Latina, La Agencia

lunes 20 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

Tipasa, increíble historia hasta nuestros días (+Fotos)

Argel (Prensa Latina) Entre sus luchas, tradiciones, migración y aportes diversos al mundo, el continente de África posee encantos a veces poco conocidos, que son testimonio de una historia y cultura verdaderamente fértiles.

Por Amalia Michel Reyes

Colaboradora de Prensa Latina

En Argelia la ciudad de Tipasa, por ejemplo, podría considerarse uno de esos tesoros. Situada en la costa mediterránea, a 70 kilómetros al oeste de esta capital, la urbe acumula siglos de antigüedad que la convierten en un testigo privilegiado de la evolución citadina.

Este enclave costero fue originalmente un puesto comercial perteneciente a la red marítima de Cartago (actual Túnez), cuya necrópolis es una de las más antiguas y extensas del mundo fenicio-púnico (siglos VI a II a.n.e.).

Durante este periodo desempeñó el papel de escala marítima, lugar de comercio con las poblaciones originarias. Se cree que el nombre de la ciudad de Tipasa es de origen fenicio y significa “lugar de paso”.

Hacer una visita a este sitio es respirar la historia, a lo cual contribuyen magistralmente los guías especializados que esperan a los turistas a la entrada del parque histórico.

El dominio de la materia que tienen no está dado por los estudios, sino por el legado recibido de sus familias, y transmiten cuanto saben con la pasión de quien defiende la grandiosidad del pasado desde el presente.

De esa manera apuntan a los escritos en las piedras gastadas, a imaginar la guerra de los leones y los esclavos como en las películas, las casas y hasta el comercio.

A pesar de estar situado justo en la costa norte, de las inclemencias del tiempo y también del ser humano, resulta llamativo el alto grado de conservación.

Así, es posible apreciar perfectamente el anfiteatro, las técnicas acústicas que utilizaban en aquellos tempranos tiempos, las canalizaciones para garantizar el acceso al agua potable, no sólo a las personas, sino también a los animales.

Y también pueden admirarse las casas, los pequeños templos, las necrópolis, los mosaicos y hasta una iglesia por las diferentes incidencias romana, púnica y cristiana.

Todos estos elementos demuestran la vitalidad del comercio en aquellos tiempos, el esplendor de los habitantes y sus costumbres, evidenciadas hasta en los baños termales y la forma en que calentaban y enfriaban el agua.

Mohammed, nuestro guía en esta ocasión, nos permitió adentrarnos en la rica historia de este lugar que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 1982.

Sin embargo, sólo una visita no basta para apreciar todo el sitio que abarca casi 50 hectáreas en su modo original. Ahora mismo, el recorrido se reduce a la mitad del lugar.

Para los niños y amantes de la historia, se trata de un sitio de obligada visita, así como para turistas y para los argelinos, pues las vistas sobre el mar y la ciudad son hermosas. La experiencia incluye observar e incluso tocar las vasijas de cerámica rotas que fueron usadas en los primeros siglos de la existencia de la humanidad.

El norte de África fue conquistado, entre otros, por los romanos, luego cristianos y, según el mismo guía Mohammed, no se habló el árabe hasta la llegada de los egipcios entre los años 607 y 708. Sobre este interesante detalle se impone profundizar en la investigación, a todos.

arb/ama

RELACIONADOS