Prensa Latina, La Agencia

viernes 24 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

Presidente electo en Panamá y la sombra de Martinelli

Ciudad de Panamà Prensa Latina) Minutos después de abrir los centros de votación en comicios generales en Panamá, el entonces candidato presidencial José Raúl Mulino aseguró a Prensa Latina que de triunfar en las urnas encabezaría un Gobierno de unidad nacional para enrumbar la economía doméstica y beneficiar a todas las familias.

Por Mario Hubert Garrido

Corresponsal jefe en Panamà

Casi nueve horas después de aquel desayuno con los comunicadores, el titular del Tribunal Electoral(TE), Alfredo Juncá, le hacía la tradicional llamada telefónica y comunicaba que era el virtual presidente electo con 34,4 por ciento de los votos, un resultado a esa altura ya irreversible.

EL PROCESO

Hace unos seis meses, Mulino dijo que estaba casi retirado de la política y no apreciaba su presencia en el escenario electoral, sin embargo, el abogado de 64 años y exministro de Seguridad del exmandatario Ricardo Martinelli (2009-2014) apareció como la opción del compañero de fórmula del exgobernante, que buscaba la reelección por el partido que fundó, Realizando Metas y el respaldo de Alianza.

Llegó hasta allí, luego que no fructificò la propuesta de impulsar a la Vicepresidencia a la esposa del multimillonario, Marta Linares, con apego a las normas el Código Electoral-.

Cuando el máximo organismo comicial decidió inhabilitar al multimillonario, luego de recibir una condena de más de 10 años de cárcel por blanqueo de capitales, Mulino fue la carta bajo la manga para ser el abanderado de esas toldas en la carrera hacia el Palacio de las Garzas (sede del Ejecutivo panameño).

Al tomar ese lugar en la boleta con la autorización del TE, una medida contra la que se interpuso una demanda de inconstitucionalidad que no prosperó en la Corte Suprema de Justicia.

Entonces tomaron más fuerza en las redes sociales y diversos actos de campaña política denominada “Salvar a Panamá”, una recomendación de Martinelli en respaldo a Mulino, su delfín, que lo calificó de “persona ruda, pero buen tipo”, según sus propias palabras, para darle continuidad al legado y resultados del anterior gobierno, bajo el slogan de más “chen chen” (dinero en el argot popular) para el bolsillo de los panameños.

La periodista Dalia Pichel dijo incluso a la televisión local que en estos sufragios se impuso más bien un sentimiento de nostalgia hacia aquel mandato de Martinelli que se reflejó en el mensaje de “Martinelli es Mulino y Mulino es Martinelli, determinante a la hora de los votos.

NO SOY TÍTERE DE NADIE

En el temprano encuentro con periodistas el día de las elecciones, Mulino insistió en que no tenía compromiso alguno con “el amigo” (Martinelli), quien además no le solicitó condición alguna para asumir al frente del Ejecutivo con decisiones propias.

Interpelado sobre la figura del Vicepresidente- vacía ahora en la nueva nómina- afirmó que no era la preocupación del momento, y que establecería un buen Consejo de Gabinete, con personas de su más absoluta confianza.

El domingo 5 de mayo, Mulino ganó con el 34,42 por ciento de los votos con el respaldo decisivo de Martinelli, casi 10 puntos de ventaja sobre su rival más próximo, Ricardo Lombana, del Movimiento Otro Camino que obtuvo 24,97 por ciento con más del 90 por ciento de mesas escrutadas.

Su primera actividad después de votar fue ir a la embajada de Nicaragua en esta capital, donde Martinelli permanece asilado desde el 7 de febrero, para darle un abrazo. “Vamos a ganar”, remarcó.

Tras conocerse la noticia, Mulino comentó ante miles de seguidores en un airado discurso en un hotel capitalino “Misión cumplida, carajo” en un claro mensaje de agradecimiento a Martinelli, aunque luego remarcó que no sería títere de nadie.

UNIDAD NACIONAL

En su primer mensaje a la nación, Mulino, llamó a construir un Gobierno de unidad nacional para atender los complejos problemas que agobian al país centroamericano, en particular el desempleo y la pobreza.

Al respecto adelantó que conversó con otros candidatos presidenciales que quedaron más rezagados como el empresario Rómulo Roux, de Cambio Democrático y partido Panameñista; y sobre todo José Gabriel Carrizo, del gobernante Partido Revolucionario Democrático, para consolidar esa estrategia.

También señaló que buscaría el consenso a partir de políticas que priorizan a la empresa privada, nacional y extranjeras, pero sin olvidar a los más necesitados.

De igual manera, destacó que tres meses de campaña política devinieron universidad y mucho aprendizaje en las visitas a las comunidades para conocer y escuchar las preocupaciones de las personas más necesitadas.

El sueño de tener un tren de pasajeros que una a la ciudad de Panamá con David (Chiriquí) en el extremo más occidental, entregar obras inconclusas como hospitales y acueductos, edificar una red vial en particular entre La Chorrera y Santiago de Veraguas y remozar una deteriorada carretera Interamericana, fueron algunas de sus promesas.

Aseveró que al empresario privado pedirá de forma respetuosa general más empleo; además de asegurar a los proveedores que honrará con el pago de la abultada deuda pública que recibirá y ronda los 50 mil millones de dólares.

La tranquilidad vendría un poco después, casi en la medianoche, cuando el actual presidente de la República, Laurentino Cortizo, tras felicitarlo por la victoria en las urnas, ratificò el compromiso de llevar a cabo una transición transparente y ordenada hasta la toma de posesión el próximo 1 de julio para un mandato de cinco años.

OTROS DESAFÍOS

Mulino sabe que enfrentará diversos desafíos económicos, políticos, sociales, ambientales y diplomáticos, además de lidiar con una Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) fragmentada y donde sus partidarios consiguieron 15 de 71 curules.

Algunos de esos retos son la situación con Minera Panamá, filial de la transaccional canadiense First Quantum que, a finales de 2023, protestas populares obligaron a la declaraciòn de inconstitucional un contrato suscrito con el Estado y la demanda del fin de la minería metálica a cielo abierto; la crisis hídrica por la que atraviesa el país debido a una prolongada sequía que obligò al Canal a reducir tránsitos diarios de buques y la debacle en la Caja de Seguro Social ante la quiebra de sus finanzas y la falta de recursos para pagar a pensionados a finales de este año.

A ello se suma el auge de la migración irregular que cruza la selva de Darién en la frontera con Colombia, con rumbo a Estados Unidos, sin que se hayan podido reducir esos flujos, que vinculan a un negocio del crimen organizado, tema del cual el presidente electo había adelantado la pretensión de cerrar la zona limítrofe.

“Son retos muy grandes, que asumimos con decisión y liderazgo, que es lo que le falta a este país”’, ha sido otra de sus breves respuestas.

LA ESPERANZA

Para diputados independientes como Juan Diego Vázquez y Gabriel Silva de la bancada Vamos, la composición del pròximo Legislativo, integrado en su mayorìa por parlamentarios de libre postulación y sin compromisos con partidos políticos sería una puerta a la esperanza para el desarrollo sostenible.

En ese sentido señalan como oportunidad única para demostrarle al país que la nueva política es también sinónimo de responsabilidad y equilibrio.

En el Parlamento, precisaron, se designa al Contralor General de la República, al Defensor del Pueblo, a un magistrado del Tribunal Electoral, y por supuesto se ratifican a los dos procuradores, a todos los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y a todos y cada una de las administraciones autónomas; además de que aprueban el Presupuesto General del Estado, todas y cada una de las leyes que presenta el Órgano Ejecutivo, y los demás poderes públicos.

arc/ga

(*) El autor es Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Panamá

RELACIONADOS