Prensa Latina, La Agencia

sábado 18 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

ESCÁNER: Los rostros jóvenes de la lucha argentina (+Fotos)

Buenos Aires (Prensa Latina) El argentino Agustín Destribats comenzó por casualidad en la lucha cuando tenía apenas 10 años y desde entonces esa disciplina acaparó sus esfuerzos, aspiraciones y proyectos.
Por:
Glenda Arcia
Corresponsal en Argentina

Conocido como El Titán, obtuvo dos medallas de oro en los Juegos Sudamericanos de la Juventud en Lima, Perú, en 2013; en 2018 se alzó con la plata en la cita regional celebrada en Cochabamba, Bolivia; y en 2022 volvió a ocupar el primer lugar en Asunción, Paraguay.

En 2020 ganó el bronce en la Copa del Mundo de Belgrado, Serbia, y se convirtió en el único latinoamericano en llegar al podio en ese certamen.

Un año después, representó a su país en los Juegos Olímpicos Tokio, pero no pudo superar al húngaro Iszmail Muszukajiev en los octavos de final de la categoría hasta 65 kilogramos de lucha libre.

Sin embargo, fue el primer argentino en clasificar por ese deporte a ese nivel desde 1996.

Recientemente, en mayo último, llegó hasta el tercer lugar en el Campeonato Panamericano de la disciplina celebrado en Buenos Aires, lo cual se suma a muchos otros logros en diversos eventos internacionales.

La verdad que fui engañado. Quería practicar boxeo y defensa personal y llegué a un club en el que daban clases de lucha. Me gustó y me quedé. Estuve muchos años entrenando en mi provincia, Córdoba, y ahora pertenezco a la selección nacional, relató a Prensa Latina el joven de 25 años.

Nos preparamos acá en Buenos Aires y también estamos mucho tiempo en Europa para mejorar y tratar de tener más competencias afuera, añadió.

Destribats se prepara ahora para el campeonato de Serbia en septiembre, el cual es clasificatorio para los Juegos Olímpicos de París, Francia (2024), y para los Panamericanos de Chile que se celebrarán del 20 de octubre al 5 de noviembre próximos.

Esas dos son las competencias importantes de este año. Obviamente tenemos otros torneos para elevar un poco más el nivel y tener una preparación en la escena internacional, comentó.

Aunque cada escalón es importante y forma parte del proceso, para él participar en los Olímpicos es “lo más lindo que a un deportista le puede pasar”.

Tuve la oportunidad de ir en 2021 a los de Tokio. Creo que eso es lo máximo. Espero clasificar nuevamente y volver a vivir esa experiencia, afirmó.

Sobre los desafíos enfrentados en su carrera, comentó que la necesidad de viajar constantemente para encontrar contra quien competir es un poco complejo.

En Argentina la lucha no es muy conocida, no hay tantas parejas para entrenar, por lo que tenemos que estar casi todo el año fuera. La distancia es la parte más difícil. Estar sin la familia, los seres queridos, pero hay que tratar de superar esos obstáculos para lograr grandes cosas, dijo.

A quienes comienzan hoy el camino que ya él transita les dejó un mensaje: “Si les gusta y aman el deporte, sigan con constancia y sacrificio. Aunque uno no lo crea, las cosas siempre terminan llegando y se disfruta cuando se logra cada objetivo”.

 

UNA PROMESA DE LA LUCHA FEMENINA

Camila Agustina Amarilla tiene 20 años y es hoy una de las promesas de la lucha femenina en Argentina.

En poco tiempo pasó de observar a través de su ventana cómo entrenaban en una plaza de su barrio en Posadas, Misiones, a competir en eventos locales e internacionales.

“A mi mamá no le agradaba tanto porque no es un deporte muy femenino, pero desde el momento en que vio que me gustaba, me apoyó al 100 por ciento. Por suerte me va bien. Nunca tuve obstáculos por ser mujer, pero si fue difícil separarme de mi familia, venir a la capital, estar sola y empezar a viajar”, explicó a esta agencia.

 

 

No obstante, el esfuerzo valió la pena: en julio de este año, Amarilla (57 kilogramos) obtuvo el oro en el Panamericano Sub 20 disputado en Chile y se convirtió en la primera argentina en ser campeona en esa categoría.

De esa manera, clasificó para el Mundial de Polonia que tendrá lugar del 14 al 20 de agosto.

Además, compitió en diferentes certámenes en México, Bulgaria, Francia y otros países. También participó en los Sudamericanos de Playa en Santa Marta, Colombia, donde ocupó el segundo puesto.

Según señaló, desea tener buenos resultados en Santiago de Chile en octubre, pero considera que llegar a los Juegos Olímpicos es la aspiración mayor de todo deportista.

Pese a su juventud, no le teme a los obstáculos y confía en que el esfuerzo es premiado siempre con buenos resultados.

 

VALORES Y SACRIFICIO

Ricardo Adrián Báez no recuerda el momento exacto en el que le comenzó a gustar la lucha, pero está seguro de haber elegido el camino correcto.

 

 

En conversación con Prensa Latina, el joven de 27 años confesó que practicó otros deportes como el judo y boxeo, pero es esa disciplina la que realmente le apasiona.

No sé decir una edad exacta, pero sí que comencé con la lucha antes de los 10 años y hasta ahora la sigo practicando, afirmó.

El Campeonato Panamericano de Buenos Aires fue muy importante. Venimos preparándonos desde principios de año. Hicimos una gira por Europa de tres meses justamente para poder llegar en las mejores condiciones, dar lo mejor, buscar la clasificación para Santiago de Chile y poder estar arriba en el podio, dijo.

Báez posee una medalla de oro de los Sudamericanos de Asunción y una de plata obtenida en Cochabamba en la categoría de lucha libre hasta 97 kilogramos, además de reconocimientos en otras citas regionales y del orbe.

Con boleto en mano para Santiago, aspira también a clasificar para París 2024.

Ese es el gran sueño. Todo este proceso es parte de la preparación para buscar un lugar y estar en los Olímpicos, aseveró al referirse a los entrenamientos y competencias en Asia, Europa y esta capital.

Sobre su trayectoria refiere que los eventos que más lo marcaron hasta el momento fueron los Panamericanos de 2015 (Canadá), en los que participó en la categoría juvenil.

Tenía 19 años y se me dio la posibilidad de poder participar como senior. Eso me marcó mucho porque era muy chico. Fue una experiencia nueva y muy linda. El año pasado estuve en los Sudamericanos de Paraguay, donde cumplí con el objetivo de salir primero. Eso también fue muy importante para mí, confiesa.

En todas esas citas debí estar muy preparado. A veces sufres lesiones y estás muy lejos de la familia, pero en una carrera deportiva el sacrificio que uno hace influye en el cumplimiento del objetivo, añadió.

A quienes comienzan ahora, Báez los invita a disfrutar y sacar el mejor provecho.

El deporte te da la posibilidad de conocer personas y países y hacer amistades. Te abre puertas para el futuro y te transmite muchos valores. Creo que lo mejor que podemos hacer es practicarlo. Les deseo que tengan una hermosa carrera y que la disfruten mucho. Con esfuerzo, pueden lograrlo, afirmó.

Aunque con rasgos diferentes, las historias de estos tres jóvenes están marcadas por el sacrifico, la constancia y el sueño de triunfar en la disciplina que practican.

Los próximos meses serán decisivos para ellos y su país.

yas/gas

Colaboraron en este trabajo:
Yasiel Cancio Vilar
Periodista Redacción de Deporte Prensa Latina
Laura Esquivel
Editora Web Prensa Latina
RELACIONADOS