Prensa Latina, La Agencia

sábado 25 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

Djokovic otorga aliento al Grand Slam de tenis de Estados Unidos

Por Adrián Mengana Martínez (*)

La Habana (Prensa Latina)-. Ante la creciente avalancha de bajas debido a la crisis sanitaria global, los organizadores del Abierto de Estados Unidos respiraron profundo y ganaron confianza con la confirmación del serbio Novak Djokovic, número uno del tenis mundial.

Djokovic anunció esta semana su participación en el cuarto Grand Slam de la temporada, del 31 de agosto al 13 de septiembre, y expresó su satisfacción por la posibilidad de retomar su accionar en el circuito profesional luego de más de cuatro meses sin jugar.

No fue una decisión fácil con todos los obstáculos y retos, pero la idea de reanudar la competición me entusiasma, escribió el balcánico en su cuenta de Twitter.

Tras la renuncia del español Rafael Nadal, segunda raqueta del orbe, y la ausencia del suizo Roger Federer, tercero del ranking, a causa de una operación en la rodilla derecha, los responsables del “Major” norteamericano necesitaban contar -al menos- con uno de los tres gigantes del (mal) llamado “deporte blanco”.

Actual campeón del Abierto de Australia y Wimbledon, Djokovic reconoció en un inicio sus dudas sobre la conveniencia de disputar la etapa estadounidense sobre cemento debido a la crisis sanitaria provocada por el patógeno SARS-Cov-2.

Entrené duro con mi equipo y estoy en forma. Así que estoy listo para adaptarme a las nuevas condiciones, explicó el europeo, de 33 años y ganador de 17 títulos de Grand Slam.

Según los directivos de la justa, Nueva York ha logrado contener los niveles de contagio y mantenerlos muy por debajo de otras regiones de Estados Unidos, como Florida o California.

Precisamente, Djokovic se vio envuelto en una polémica al organizar el mes pasado un certamen benéfico en su país (Adria Tour) sin todas las reglas sanitarias requeridas y esa imprudencia provocó su contagio, el de su esposa Jelena y los jugadores Borna Coric, de Croacia, Grigor Dimitrov (Bulgaria) y Viktor Troicki (Serbia).

El líder del ranking profesional retomó los entrenamientos en Belgrado y más recientemente en la ciudad española de Marbella después de que su segunda prueba a la Covid-19 resultara negativa.

Soy consciente de que esta vez será muy diferente con todos los protocolos y medidas de seguridad que se implementarán para proteger a los jugadores y a las personas de Nueva York, subrayó el balcánico.

Antes del Grand Slam estadounidense, Djokovic hará su regreso oficial a las pistas en el Masters mil de Cincinnati, que se jugará en esta ocasión también en Nueva York, del 22 al 28 de agosto y será la antesala del US Open.

Respeto y valoro a todos quienes han invertido tiempo, esfuerzo y energía para organizar los dos eventos y posibilitar a los tenistas volver a su trabajo y las competencias, afirmó el serbio, quien lamentó que la actual situación no permita a todos los tenistas viajar y competir.

Además de las conocidas ausencia de Nadal y Federer, en el cuadro masculino del “Major” norteamericano tampoco se espera la presencia de tenistas de la categoría del francés Gael Monflis o el italiano Fabio Fognini, en el último caso debido a una intervención quirúrgica en uno de sus tobillos en mayo pasado.

A esa relación se unen el suizo Stanislas Wawrinka, titular del certamen en 2016, porque prefiere prepararse para la temporada en tierra que comienza una vez acabe el torneo neoyorquino, el australiano Nick Kyrgios y los franceses Jo-Wilfried Tsonga y Lucas Pouille.

NADA CAMBIA EN EL SECTOR FEMENINO

La situación es bastante parecida en el caso de la competición femenina y la relación de seguras ausencias es encabezada por la australiana Ashleigh Barty, primera del escalafón mundial, quien tomó la opción de no arriesgarse a viajar en medio de la pandemia.

Fue una decisión difícil, pero aún hay riesgos significativos debido a la Covid-19 y no me siento cómoda poniendo a mi equipo ni a mí misma en esa posición, reconoció la jugadora.

Barty aún deberá decidir si defenderá el título del Abierto de Francia que ganó el año pasado, su primer campeonato de Grand Slam, ya que la justa de arcilla quedó pospuesta a principios del año y reprogramada para iniciar el 27 de septiembre, después del Open norteamericano.

Aún los organizadores del US Open esperan por decisión de la rumana Simona Halep, número dos del mundo, quien lleva meses meditando su presencia o no en el que será su segundo “Major” de la temporada.

Por demás, los aficionados tampoco podrán disfrutar de jugadoras del calibre de la ucraniana Elina Svitolina, quinta del ranking, la holandesa Kiki Bertens (séptima) y la checa Barbora Krejcikova (ocho).

Una lista en la que también aparecen las rusas Svetlana Kuznetsova, Anastasia Potapova y Anastasia Pavliuchenkova, las chinas Wang Xiyu, ZhengJie y LinZhu, la checa Barbora Strycova y la alemana Julia Goerges, todas ellas entre las 100 primeras del mundo.

Como parte de los protocolos de seguridad, todas aquellas personas (deportistas, entrenadores y miembros de staff) que acudan al torneo estadounidense se someterán a una prueba de PCR antes del inicio de la competición que se repetirá a las 48 horas para confirmar los resultados de la primera.

Los jugadores que den negativo, pero que ya han pasado la enfermedad (caso de Djokovic, por ejemplo), deberán someterse a exámenes cada cuatro días y los que no la han pasado cada siete.

jdg/am

(*) Periodista de la redacción de Deportes de Prensa Latina.

RELACIONADOS
Feria Internacional del Libro de Teherán