Prensa Latina, La Agencia

viernes 21 de junio de 2024
Search
Close this search box.
INICIO

Cuba y la lucha contra el VIH/sida

La Habana (Prensa Latina) Actualmente en Cuba 28 mil 643 personas viven con VIH/sida, de las cuales 96.8 por ciento tiene tratamiento, en tanto el 89.3 por ciento de quienes reciben la terapéutica tiene una carga viral suprimida de la enfermedad.

Por Lourdes Pérez Navarro

Redacción de Ciencia y Técnica

En 2015, Cuba fue certificada como el primer país del mundo en eliminar la transmisión materno-infantil del VIH/sida y la sífilis congénita, condición revalidada después, en 2017, 2019 y 2022.

Recientemente el ministro de Salud Pública (Minsap), José Ángel Portal, ratificó la voluntad del Gobierno de proteger a la población de la nación con VIH/sida y, a la par, cooperar con otros países.

“Cuba ratifica su compromiso y firme voluntad de proteger y atender a las personas que viven en nuestro país con el virus, así como de cooperar con otras naciones a las que puedan ser útiles las experiencias y logros que hemos alcanzado en lo referido a su prevención, diagnóstico, tratamiento y control”, comunicó en el sitio web del Minsap.

El ministro recordó que poco más 30 años atrás se inició la cooperación de Cuba con el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (Onusida).

Múltiples son los proyectos y acciones conjuntos puestos en marcha desde entonces con el objetivo de proteger y atender a las personas que viven con esa enfermedad, tanto en nuestro país como en otros del mundo, dijo.

Informó que con el propósito de evaluar cuánto se ha hecho en ese camino y a su vez seguir buscando qué más se puede hacer para fortalecerlo en beneficio de la salud y de la vida, del 6 al 9 de mayo visitó Cuba la directora ejecutiva de Onusida, Winnie Byanyima.

Portal calificó de fructífero un encuentro de trabajo con la experta, en el que compartieron importantes ideas asociadas al desarrollo del Programa Nacional de Prevención y Control del VIH/sida, el cual se puso en práctica desde 1986 y tiene como base la prevención social, con un enfoque comunitario, intersectorial y multisectorial.

Resaltó que los resultados son posibles, entre otros elementos, gracias al compromiso político del Estado con la atención a las personas que viven con el virus y las inversiones que para ello realiza.

Asimismo, se deben a las características que distinguen al Sistema de Salud cubano, con base en la Atención Primaria, y una proyección hacia la prevención, aspecto en el cual resulta esencial el enfoque multisectorial con que trabajamos, enfatizó.

Todo ello tiene un amplio respaldo legal en diversas normativas cubanas, como son la Constitución de la República, el Código de las Familias y la recientemente aprobada Ley de la Salud Pública.

Unido a esos elementos, es importante destacar los aportes que en diferentes aspectos ha hecho a la lucha de Cuba contra el VIH/sida el Fondo Mundial, organización internacional cuyo objetivo es acelerar el final de las epidemias de como esta, tuberculosis y malaria.

Sumamente significativa es también la contribución de Onusida en aspectos relacionados con asesorías, adquisición de medicamentos y creación de capacidades para el fortalecimiento del Programa cubano a fin de hacer frente a la pandemia, afirmó el titular del Minsap.

COMPARTIR CON EL MUNDO

A juicio de la directora ejecutiva de Onusida, Winnie Byanyima, Cuba tiene mucho que compartir con el mundo en el enfrentamiento al VIH, desde la importancia de contar con un sistema de salud fuerte hasta su solidaridad internacional.

Entrevistada por Prensa Latina, Byanyima resaltó que Cuba sigue haciendo fuertes inversiones en la salud y la educación de su pueblo, así como en la prevención y el tratamiento, y lamentó que otros países destinen menos recursos al sector sanitario.

Señaló que también brinda solidaridad, al enviar sus doctores y enfermeros a combatir enfermedades en más de 50 naciones del planeta, una lección que “se la puede enseñar a los países ricos, muchos de los cuales están debilitando su ayuda, y a otros Estados de ingresos medios que pueden hacer más para enfrentar el VIH/sida”.

Sostuvo que este territorio puede ayudar en el área de derechos humanos, pues su Constitución y leyes comprenden la igualdad entre todos y no discriminan por motivos de orientación o identidad sexual, mientras en decenas de países esto es una gran barrera y no se puede llegar a las personas porque existen legislaciones que criminalizan.

Byanyima aseguró que el país igualmente puede liderar y ayudar en ofrecer tecnología al resto del orbe, porque tiene logros en innovación e investigación en los diferentes campos de la salud y en el desarrollo de medicinas, como evidenció al obtener sus propias vacunas contra la Covid-19.

En este contexto expresó el interés en apoyar al territorio antillano a difundir sus potencialidades y tener más colaboración Sur-Sur que traiga capital, “porque puede ganar con la transferencia de tecnología a otros países en desarrollo” y “está en posición de apoyar el desarrollo de capacidades en regiones como África y Asia”.

Por otra parte, la experta consideró que Cuba tiene lecciones que aprender para avanzar en la meta de lograr que el sida deje de ser una amenaza de salud pública para 2030. Así, mencionó la importancia de que se utilicen más las comunidades y estas lideren respuesta al respecto.

Hemos visto en muchos países, dijo, que cuando los jóvenes trabajan con personas de igual edad o las personas LGBTQ con miembros de ese mismo colectivo, tal estrategia no deja a nadie atrás, entonces Cuba podría hacer más para alcanzar a un mayor número de personas a través del trabajo con estos grupos vulnerables, apuntó.

Indicó de igual modo que la isla está sufriendo limitaciones económicas, lo cual lleva a escasez de recursos como los condones y representa un gran desafío que podría solucionarse “si las restricciones externas se removieran”.

En esta línea afirmó haber apreciado el daño que causa a la respuesta cubana al VIH/sida el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos hace más de 60 años, cuando existe la voluntad para impulsar el enfrentamiento a la enfermedad y lo que falta es el dinero necesario.

La directiva de Onusida comentó que viajó a la isla caribeña con el propósito de aprender y explorar oportunidades de colaboración Sur-Sur.

“Hay muchos países africanos que están realizando asociaciones para construir sus capacidades de tecnología farmacéutica y quiero indagar cómo podemos apoyar a Cuba a ser un socio para estos territorios”, apuntó.

También, dijo, acudió con el objetivo de conocer cómo apoyar al país a terminar su lucha contra el VIH, porque sabe que está enfrentando desafíos económicos serios, y ve una oportunidad para que aboguemos a favor de Cuba en los círculos de financiamiento sobre el VIH a fin de adquirir algunos productos.

arb/crc/lpn

RELACIONADOS