Prensa Latina, La Agencia

sábado 25 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

Paz y antiimperialismo en Martin Luther King Jr. y José Martí

José R. Oro*, colaborador de Prensa Latina

Mientras Estados Unidos conmemora el legado de la encarnación de los derechos civiles, el Dr. Martin Luther King Jr., el lunes 15 de enero, estamos echando un vistazo más de cerca a los aspectos que a menudo son pasados por alto por los medios de comunicación y luego por el público en general.

Si bien el ganador del Premio Nobel de la Paz de 1964 estará eterna y correctamente vinculado a la no violencia, también fue un acérrimo adversario del sistema opresivo del capitalismo. Nacido en Atlanta, Georgia, el 15 de enero de 1929 y asesinado a la edad de 39 años, personalmente creo que su abierta oposición a la guerra (en Vietnam y en general) y al capitalismo fue la verdadera razón detrás de su asesinato.

Tres años y medio antes de alcanzar la prominencia nacional como una de las principales figuras durante el boicot a los autobuses de Montgomery (1 de diciembre de 1955-20 de diciembre de 1956), en una carta a su esposa, Coretta Scott-King, fechada el 18 de julio de 1952, el joven predicador de 23 años escribió: “Imagino que ya sabes que soy mucho más socialista en mi teoría económica que capitalista. El capitalismo comenzó con un motivo noble y elevado, pero como la mayoría de los sistemas humanos, fue víctima de aquello contra lo que se rebelaba. Así que hoy el capitalismo ha dejado de ser útil”.

Volvió a abordar el tema durante el Consejo Laboral Negro Americano de la AFL-CIO, el 1 de diciembre de 1961: “Llámalo democracia, o llámalo socialismo democrático, pero debe haber una mejor distribución de la riqueza dentro de este país para todos los hijos de Dios”, afirmó.

MLK a menudo exigía igualdad económica, como durante un mensaje de 1966 a su personal: “Estamos diciendo que algo anda mal con el capitalismo. Debe haber una mejor distribución de la riqueza y tal vez Estados Unidos deba avanzar hacia un socialismo democrático”.

Durante un discurso pronunciado el 30 de marzo de 1967 en la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur en Atlanta, Georgia, señaló: “Los males del capitalismo son tan reales como los males del militarismo y los males del racismo”.

Luego, en mayo de 1967, aconsejó: “Debemos reconocer que no podemos resolver nuestro problema ahora hasta que haya una redistribución radical del poder económico y político, esto significa una revolución de valores y otras cosas. Debemos ver ahora que los males del racismo, la explotación económica y el militarismo están todos ligados entre sí. Realmente no se puede deshacerse de uno sin deshacerse de los otros, hay que cambiar toda la estructura de la vida estadounidense. Estados Unidos es una nación hipócrita y debemos poner nuestra propia casa en orden”.

En la disertación titulada “¿A dónde vamos desde aquí?”, el 16 de agosto de 1967, el Dr. King comentó: “Y un día debemos hacer la pregunta: ‘¿Por qué hay 40 millones de pobres en Estados Unidos?’ Y cuando comienzas a hacer esa pregunta, estás planteando preguntas sobre el sistema económico, sobre una distribución más amplia de la riqueza. Cuando haces esa pregunta, comienzas a cuestionar la economía capitalista. Y simplemente digo que, cada vez más, tenemos que empezar a hacer preguntas sobre toda la sociedad”.

Y añade: “El capitalismo olvida que la vida es social. Y el reino de la fraternidad no se encuentra ni en la tesis del comunismo ni en la antítesis del capitalismo, sino en una síntesis superior. Ha llegado el momento de civilizarnos mediante la abolición total, directa e inmediata de la pobreza”.

No quiero especular cuál habría sido la reacción de MLK si hubiera vivido la pandemia de COVID- 19 y visto morir a más de un millón 100 mil estadounidenses hasta ahora en el país más rico del mundo.

Imperialismo y fascismo: los principales y más extremos enemigos de la paz

Por lo general, se considera que las políticas del imperialismo y el expansionismo estadounidenses comenzaron con el “Nuevo Imperialismo” a finales del siglo XIX, aunque algunos consideran que la expansión territorial estadounidense a expensas de los nativos americanos es de naturaleza bastante similar. El término “neocolonialismo” se ha utilizado ocasionalmente como sinónimo contemporáneo del imperialismo moderno.

La cuestión de si Estados Unidos debe intervenir en los asuntos de países extranjeros ha sido un tema muy debatido en la política interna durante toda la historia del país. Los opositores al intervencionismo han señalado el origen del país como una antigua colonia que se rebeló contra un rey extranjero, así como los valores estadounidenses de democracia, libertad e independencia. Por el contrario, los partidarios del intervencionismo y de los presidentes estadounidenses- en particular Andrew Jackson, James K. Polk, William McKinley, Theodore Roosevelt, William Howard Taft, Richard M. Nixon, Donald Trump y otros- han justificado las intervenciones en varios países (o las incautaciones completas de ellos) citando la necesidad de promover los intereses y valores económicos estadounidenses, como el comercio y la gestión de la deuda, la libertad de expresión, la navegación o la prevención de la intervención europea (colonial o de otro tipo) en el hemisferio occidental, manifestada en la Doctrina Monroe antieuropea y antilatinoamericana de 1823; y los beneficios de mantener el “buen orden” en todo el mundo, etc.

George Washington comenzó una política de no intervencionismo de los Estados Unidos que duró hasta principios de 1800. El país promulgó la Doctrina Monroe en 1821, pero el deseo de expansión territorial hacia el Océano Pacífico era mucho más explícito en la doctrina del Destino Manifiesto. La gigantesca compra de Luisiana fue pacífica, pero la guerra entre México y Estados Unidos de 1846 resultó en la anexión de 525 mil millas cuadradas (Un millón 370 mil kilómetros cuadrados) de territorio mexicano.

El no intervencionismo fue totalmente abandonado con la Guerra Hispano-Estadounidense. Los Estados Unidos adquirieron las restantes colonias insulares de España. La oposición interna a la colonización de Cuba y la resolución del pueblo cubano permitieron la independencia de Cuba (aunque en un estatuto de semi-protectorado). A principios del siglo XX, Estados Unidos obtuvo la Zona del Canal de Panamá y ocupó Haití, República Dominicana e intervino en Nicaragua.

Después de luchar en la Segunda Guerra Mundial, administró muchas islas del Pacífico capturadas durante la lucha contra Japón. Estados Unidos prometió defender a Alemania (que también forma parte de la OTAN) y Japón (a través del Tratado de Cooperación y Seguridad Mutua entre Estados Unidos y Japón) a los que había derrotado en la guerra y que ahora son “democracias” capitalistas. Estados Unidos mantiene importantes bases militares en ambos.

Con el colapso de los grandes imperios coloniales y el surgimiento de decenas de países recién independizados, Estados Unidos se encontró a cargo de una nueva y gigantesca tarea para mantener vivo el statu quo político mundial. La Guerra Fría reorientó la política exterior estadounidense hacia la oposición al comunismo, y la política exterior prevaleciente de Estados Unidos abrazó su papel como la única superpotencia mundial temporalmente con armas nucleares.

Aunque la Doctrina Truman y la Doctrina Reagan enmarcaron la misión como la protección de los pueblos libres contra un sistema antidemocrático, la política exterior antisoviética se volvió coercitiva y con frecuencia encubierta. La participación de Estados Unidos en el cambio de régimen incluyó el derrocamiento de gobiernos en Irán, Guatemala y Chile, la invasión de Bahía de Cochinos en Cuba, la ocupación de Granada y la interferencia en varias elecciones extranjeras. La larga y sangrienta guerra de Vietnam llevó a críticas generalizadas de una “arrogancia de poder” y violaciones del derecho internacional que surgieron de una “presidencia imperial”, con gigantes como Martin Luther King Jr., acusando valientemente a los Estados Unidos de una nueva forma de colonialismo, y oponiéndose verticalmente a esa guerra, como habíamos visto en este evento.

Dos épocas, la misma lucha

El 28 de enero de 2024 se cumplirán 171 años del natalicio de José Martí. Para los que no están familiarizados, Martí ocupa una posición casi sacrosanta dentro de la tradición nacional y la memoria de los cubanos. A menudo llamado “el Apóstol” y “el Maestro”, es la personificación de la nación cubana y la liberación nacional. Nacido en la isla de Cuba en 1853 de padres españoles de clase media, la vida de Martí estuvo marcada desde temprana edad por cuestiones de justicia e injusticia. Al principio de su vida se enfrentó físicamente a la visión de un hombre negro que había sido linchado, y más tarde ficcionalizó el evento en su libro de poemas “Versos Sencillos”, escribiendo: “Un niño lo vio: tembló de pasión por los que gimen: y, al pie de los muertos, juró lavar el crimen con su vida”.

Fue exiliado de Cuba por actividad revolucionaria a los 17 años, deportado a España donde recibió una educación universitaria, contrayendo matrimonio posteriormente y pasando temporadas en Cuba y exiliado en varios países. Un período significativo de su exilio lo pasó en la ciudad de Nueva York, donde se desempeñó como corresponsal de varios periódicos y revistas de América Latina, denunció la masacre de los Lakota en Wounded Knee (1890) vista en la foto arriba, escribió para periódicos revolucionarios cubanos y dio discursos para recaudar fondos para los revolucionarios. También encontró tiempo para ser uno de los padres fundadores del primer movimiento literario local de América Latina: el modernismo.

Mucho se puede escribir sobre la vida de Martí, pero probablemente más importante para su memoria que su vida, es su muerte. Murió el 19 de mayo de 1895 mientras cabalgaba hacia la batalla contra los soldados españoles en Cuba. Después de más de una década de exilio en la ciudad de Nueva York, Martí había fundado el Partido Revolucionario Cubano, reuniendo a muchas de las principales figuras del movimiento independentista. En este cargo, recaudó fondos para la compra de armas, reclutó voluntarios para su ejército y organizó una expedición y levantamientos internos de la entonces colonia española.

La Guerra de Independencia de Cuba fue una continua y feroz insurgencia cuya persecución por parte de los españoles formaría parte del pretexto de los Estados Unidos para iniciar la Guerra Hispano-Estadounidense, que finalmente resultaría en la “independencia” de Cuba. Esta fue una “independencia” que Martí nunca vería ni ayudaría a formar. Murió mártir de la revolución y se convertiría en el centro del mito nacional de Cuba, una figura cuyo apoyo y legitimidad existen intocables y crecen hasta el día de hoy. Tal veneración continúa hoy bajo la dirección de la vanguardia revolucionaria y el pueblo de Cuba, que considera los escritos y discursos de Martí de igual importancia que los de Marx, Engels y Lenin, como yo.

El papel que desempeña Martí en la vida y la política de los cubanos es un tema para su consideración. En este sentido, quiero aprovechar este evento como una oportunidad para considerar y analizar lo que Martí puede decirnos sobre nuestro propio país, sobre el imperialismo y, por último, sobre el internacionalismo, la colaboración y la igualdad para la humanidad.

América vs. América

Durante su exilio en la ciudad de Nueva York, Martí escribiría una de sus obras más famosas, un ensayo titulado “Nuestra América”, que fue publicado por primera vez en enero de 1891 por La Revista Ilustrada de la ciudad de Nueva York y El Partido Liberal de la ciudad de México. Este ensayo sirvió entonces, como puede servir ahora, como una advertencia sobre el imperialismo, un llamado a la unidad entre las naciones latinoamericanas y una defensa mordaz de la indigeneidad. “Nuestra América” es el canario en la mina de carbón, una advertencia a toda América Latina de que solo la solidaridad entre “hermanos” puede derrotar al “gigante de las botas de siete leguas”. “Ha llegado la hora de reunirnos y marchar al unísono”, advierte Martí. ¿Quién debe reunirse? ¿De quién es esta América? ¿Y quién es el gigante que debe ser derrotado?

La respuesta es la misma de siempre: el imperialismo, o el complejo militar-industrial, nunca los Estados Unidos de América o su glorioso pueblo. Este gigante amenaza a la otra América, a la América de Martí, a la América Latina. Martí identifica a los imperialistas al frente de Estados Unidos como el gigante que amenaza su hogar y a sus hermanos. Peor aún, su nación y las de sus hermanos estaban siendo dirigidas por “hombres nacidos en América, avergonzados de la madre que los crió porque viste una túnica india”, las oligarquías locales de América Latina deben deshacerse de esa oligarquía que se inclina ante el imperialismo, así como de los Estados Unidos de la plutocracia que controla al gigante imperial, Deben mostrar fuerza en la unidad.

Esta unidad va más allá de la mera amistad entre países. Martí también reclama el reconocimiento y respeto de los diversos pueblos que conforman estas naciones. Se puede ver fácilmente la base de un frente unido multicultural y multirracial contra el imperialismo en “Nuestra América”. Una de las diferencias clave para Martí entre América y América fue el papel de los pueblos indígenas. Contrasta “estos hijos de nuestra América, que debe salvarse a sí misma a través de sus indios y está en ascenso” con “estos desertores, que piden tomar las armas con las fuerzas de la América del Norte, que ahoga a sus indios en sangre y está en decadencia”.

Estados Unidos y las oligarquías o clases dominantes de los demás países de “Nuestra América” son una potencia violenta, genocida, imperial-colonial, gobernada- en opinión de Martí- de forma antinatural por hombres ajenos a la tierra. Estados Unidos, dice, debe ser dirigido por “estadistas que surjan de la nación”. América estaba obstaculizada y encadenada por las “formas e ideas importadas” que fueron “heredadas de su perverso y despótico colonizador”. Para construir una América justa y libre, los estudiantes deben estudiar “la historia de América desde los incas hasta el presente”, incluso si esto significa no estudiar a los clásicos de la educación europea como los griegos. Sobre todo, esta es una exhortación a enorgullecerse de lo que es “natural” en América, a favorecerlo y a eliminar el fetiche por todas las cosas europeas, tomando solo lo que es útil, pero manteniendo lo que es autóctono de América como “el baúl”. José Martí, también defendió los derechos de los antiguos esclavos y otras minorías y migrantes dentro de los Estados Unidos a ser un elemento plenamente reconocido de la sociedad.

¿Qué podemos aprender de Martin Luther King Jr. y José Martí?

Independientemente de vivir en dos épocas muy distintas, MLK y Martí tenían en común la identificación de las fuerzas ultrarreaccionarias (por ejemplo, solo el KKK en 1925 tenía de tres a seis millones de miembros), que hoy genéricamente podemos llamar al fascismo como la principal fuerza de violencia y criminalidad en los Estados Unidos, actuando dentro de sus fronteras y en el extranjero. Al igual que “América” en la época de Martí, los Estados Unidos de la segunda mitad del siglo XX y hoy continuaron su guerra contra los negros y otras minorías, dentro del país, y hacia los pueblos que querían independencia y progreso, en el exterior, en Vietnam y en muchos otros lugares.

Comenzó mucho antes, por ejemplo, apenas unas semanas antes de que se publicara “Nuestra América” de Martí en enero de 1891, el ejército de los Estados Unidos masacró a casi 300 lakotas en Wounded Knee. ¿Qué pensaría al ver las acciones de Estados Unidos en Standing Rock, o el abuso actual a las minorías y a los trabajadores? Nos decía que nos uniéramos y apoyáramos su lucha, de la misma manera que les dijo a sus hermanos que liberaran a su país, Cuba, de los grilletes del colonialismo que los detiene. Siguiendo el modelo de su internacionalismo, debemos apoyar las luchas de los pueblos de toda América como fueron los heroicos esfuerzos para derrotar el golpe fascista en Bolivia, o la lucha en Brasil contra la devastación de la cuenca del Amazonas bajo Bolsonaro, o como las acciones del pueblo brasileño derrotando el atentado fascista contra la democracia en ese vasto país. También debemos luchar constantemente contra el imperialismo y solidarizarnos, siempre, con todos los pueblos de las Américas y del mundo.

Martin Luther King Jr. dijo en su extraordinario discurso “Más allá de Vietnam”:

“… las naciones occidentales que iniciaron gran parte del espíritu revolucionario del mundo moderno se han convertido ahora en los archirrevolucionarios” … “Nuestra única esperanza hoy reside en nuestra capacidad de recuperar el espíritu revolucionario y salir a un mundo a veces hostil declarando una hostilidad eterna hacia la pobreza, el racismo y el militarismo”…”Una auténtica revolución de valores significa, en última instancia, que nuestras lealtades deben ser ecuménicas en lugar de sectoriales. Cada nación debe ahora desarrollar una lealtad primordial a la humanidad en su conjunto a fin de preservar lo mejor de sus sociedades individuales. Este llamado a una comunión mundial que eleve la preocupación por el prójimo más allá de la tribu, raza, clase y nación de uno, es en realidad un llamado a un amor incondicional y que lo abarca todo por toda la humanidad. Este concepto a menudo mal entendido, a menudo mal interpretado, tan fácilmente descartado por los nietzschenos del mundo como una fuerza débil y cobarde, se ha convertido ahora en una necesidad absoluta para la supervivencia del hombre.

El fascismo está creciendo en el mundo y la victoria de Trump en las asambleas primarias de Iowa nos indica que en los Estados Unidos también, el Congreso de Washington y la Casa Blanca acaban de aprobar un presupuesto militar de 886 mil millones de dólares, mayor que el presupuesto militar de los siguientes diez países del mundo tomados en su conjunto. Ese es un insulto obsceno y sin refinar a la memoria de Martin Luther King Jr. No basta, ni representa la celebración de su vida, poner el nombre de MLK a cientos de calles, alabar su postura de no violencia u otras acciones selectivas y a menudo cosméticas que intentan ocultar su genuina y extraordinaria posición contra el capitalismo y por la libertad real, el fin de las desigualdades y la paz.

¡Gloria eterna a Martin Luther King Jr. y José Martí!

¡La humanidad necesita Paz y Progreso!

rmh/jro

*Ingeniero cubano residente en Estados Unidos

(Tomado de Firmas Selectas)

RELACIONADOS
Feria Internacional del Libro de Teherán