Prensa Latina, La Agencia

miércoles 29 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
INICIO

París-2024, los sueños se vuelven olímpicos

París (Prensa Latina) El dios Chronos hace su parte, los Juegos Olímpicos de París están al doblar de la esquina, con informaciones que se suceden sobre la puesta a punto de instalaciones, la preparación de atletas y su clasificación para la cita bajo los cinco aros señalada del 26 de julio al 11 de agosto.

Por Waldo Mendiluza

Corresponsal de Prensa Latina en Francia

Es el momento de soñar, y los sueños se vuelven olímpicos, aunque la mayoría de los 10 mil 500 atletas de 206 países esperados en la Ciudad de la Luz no podrán subir al podio en los 329 eventos convocados en 32 deportes.

También es la hora de recordar para quienes en el pasado pudieron saborear la gloria de las preseas en la magna fiesta, que tendrá en París su trigésima tercera edición.

Prensa Latina conversó con protagonistas en Juegos Olímpicos dispuestos a compartir esos sueños, que en el caso del luchador cubano de los 130 kilogramos del estilo grecorromano Mijaín López alcanzan el calificativo de históricos.

El gigante de su natal Herradura, gigante por la talla y el palmarés, buscará en la capital francesa su quinta medalla de oro consecutiva en Juegos Olímpicos, tras las conseguidas en Beijing-2008, Londres-2012, Río de Janeiro-2016 y Tokio-2020.

La meta es lograr la quinta presea dorada en mi última olimpiada, y confío en que podré alcanzarla, porque la preparación marcha bien y no tengo lesiones, comentó el carismático atleta de 41 años.

Su condición de leyenda viviente de la lucha y del deporte en general está fuera de dudas, pero una quinta presea de oro bajo los cinco aros lo llevaría a integrar un exclusivo club, conformado por los esgrimistas húngaros Aladár Gerevich (florete y sable), con siete coronas en seis juegos entre Los Ángeles-1932 y Roma-1960, y Pál Kovács (sable), ganador de seis en cinco citas estivales entre Berlín-1936 y Roma-1960.

López y sus medallas doradas en cuatro olimpiadas consecutivas lo sitúan junto a luminarias como los estadounidenses Carl Lewis (corredor y saltador), entre Los Ángeles-1984 y Atlanta-1996; Lisa Leslie (baloncesto), de Atlanta-1996 a Beijing-2008; y Alfred Oerter (lanzamiento del disco), de Melbourne-1956 a México-1968; el danés Paul Elvstrom (velas), de Londres-1948 a Roma-1960; y la luchadora japonesa Kaori Icho, de Atenas-2004 a Río de Janeiro-2016.

De acuerdo con el también cinco veces campeón mundial, las motivaciones no son pocas, desde darle “un alegrón al pueblo cubano, a mi familia y a mis seguidores por todo el mundo” hasta “regalarme a mí mismo” la medalla de oro por todo este tiempo de sacrificio.

No olviden que en agosto llegaré a 42 años, aunque en verdad me siento de 20, confesó el luchador grequista.

París-2024 representará igualmente una gran oportunidad de revalidar sus títulos para los hermanos japoneses Uta e Hifumi Abe, quienes en los juegos de casa de Tokio-2020 subieron a lo más alto del podio en el judo.

No son los únicos hermanos en saborear la gloria olímpica individual en una cita, pero difícilmente se diera antes que los dos lo hicieran el mismo día, ella en los 52 kilogramos y él en los 66.

La presión es grande, y sabemos que habrá mucho nivel, pero ganar la segunda medalla de oro olímpica y el título por equipos son mis metas, espero lograrlo y disfrutar estos éxitos para mi país, admitió Uta.

Su hermano mayor Hifumi manifestó expectativas por saltar al tatami en la Ciudad de la Luz, aunque reconoció una ambición aún mayor en el deporte, la de dominar en cuatro juegos en fila.

LO MÁS GRANDE

Cuando el mundo cuenta los días para la ceremonia inaugural de París-2024, la cual sus organizadores planean con el río Sena como protagonista y la inédita cifra de 300 mil espectadores, resulta lógica la pregunta ¿Qué significa competir en unos Juegos Olímpicos?

Claro que es algo especial acudir a unos Juegos Olímpicos con posibilidades de subir al podio, pero ya el solo hecho de representar a tu país es una experiencia importante para cualquier atleta, consideró en diálogo con Prensa Latina el mejor saltador de altura de todos los tiempos, el cubano Javier Sotomayor.

Para el monarca estival de Barcelona-1992, plata en Sídney-2000 y recordista mundial de la especialidad con 2,45 metros desde hace casi 31 años, el evento bajo los cinco aros constituye la máxima expresión del deporte y ganarlo un orgullo infinito.

También la doble medallista olímpica en los 800 metros planos Ana Fidelia Quirot resaltó el significado de sentirse seguida por millones de personas en casa.

Puedo decirte que para un deportista acudir a estos juegos es lo máximo, es vivir el orgullo de representar a millones y la oportunidad de apreciar de cerca el símbolo de solidaridad, amistad y unidad de los pueblos que aportan, abundó la cubana plateada en Atlanta-1996 y bronceada en Barcelona-1992.

La bicampeona mundial en los 800 aseguró atesorar en su corazón el interés de sus compatriotas en cada actuación en la arena internacional, y en partículas en sus incursiones olímpicas.

Me acompaña la satisfacción de lo que hice por mi país y de haber sentido el apoyo de un pueblo, siempre pendiente de la televisión, la radio y la prensa escrita en cada gran competencia, destacó.

En el caso de los Juegos Olímpicos es algo especial, porque se suele decir que para ellos uno se prepara durante cuatro años, pero lo cierto es que desde que damos los primeros pasos en el deporte ya sueñas con competir, subrayó Quirot.

LAS METAS COLECTIVAS

Si brillar en lo individual es importante, no olvidemos el lema olímpico “Citius, Altius, Fortius-Communiter”, también lo es por países en el medallero, con el esperado duelo Estados Unidos-China por la cima.

Desde Atenas-2004 los de las barras y las estrellas y el gigante asiático han acaparado la mayor cantidad de coronas, aunque en Río de Janeiro-2016 fueron los británicos los escoltas de los estadounidenses en la tabla, mientras en Beijing-2008 China subió a lo más alto del podio por primera y única vez.

Descontando que las dos superpotencias dominarán el medallero, la batalla por completar el podio está planteada, con Reino Unido, Japón, Alemania, Australia y la anfitriona Francia entre los candidatos.

Los locales no ocultan sus ambiciones de cumplir una actuación histórica, y el propio presidente de la República, Emmanuel Macron, manifestó la aspiración de que Francia termine entre los cinco primeros países del medallero en los juegos que por tercera vez acogerá París, después de las ediciones de 1900 y 1924.

“No quiero ejercer una presión excesiva, aunque lo he hecho siempre y lo seguiré haciendo; una presión sana”, afirmó en enero el mandatario en una ceremonia en el Instituto Nacional del Deporte, la Experiencia y el Rendimiento (Insep), donde expresó sus buenos deseos a las familias olímpica y paralímpica francesas.

A su juicio, el objetivo de culminar la cita bajo los cinco aros en el top5 por títulos dorados es alcanzable.

Francia ha sido habitual entre los 10 primeros en los Juegos Olímpicos, sin embargo, cerrar el evento en un tercer, cuarto o quinto puesto es un desafío mayor, objetivo avalado por atletas de gran nivel, como el nadador Léon Marchand, los judocas Teddy Riner y Clarisse Agbegnenou y los balonmanistas de ambos sexos, y la condición de local, que suele catapultar en la tabla a la nación organizadora, lo cual ocurrió en Beijing-2008, Londres-2012 y Tokio-2020.

En cuanto a Cuba, la meta es mantenerse entre los 20 primeros en la Ciudad de la Luz, confirmó a Prensa Latina el vicepresidente del Instituto Nacional de Deportes Educación Física y Recreación (Inder), Omar Venegas.

De cara a ese objetivo, precisó las expectativas de competir en la cita bajo los cinco aros con una delegación de entre 70 y 90 atletas, con las mayores opciones de preseas en el boxeo, la lucha, el atletismo, el tiro, el piragüismo, el judo y el taekwondo.

Desde los juegos de Múnich-1972 la isla ha estado entre los 20 primeros en la tabla, con el puesto 14 ocupado en Tokio-2020 de más de 200 naciones participantes.

arb/wmr

RELACIONADOS