Prensa Latina, La Agencia

miércoles 29 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
INICIO

Occidente y la mutilada red de sanciones a Rusia

La Habana (Prensa Latina) Occidente prueba una vez más echar sobre Rusia una red de sanciones, cuyos grandes orificios marcan una política fracasada con cada vez más daños para sus ejecutores, sobre todo, de Europa.

Por Antonio Rondón

Jefe de la Redacción Europa

Al cumplirse el segundo aniversario de la operación militar, iniciada por el presidente Vladimir Putin el 24 de febrero de 2022 para proteger a la población sublevada de la región del Donbás, las potencias occidentales de nuevo apelan a medidas punitivas unilaterales contra Moscú.

La Unión Europea (UE), que en opinión de expertos con ello se acerca más al suicidio que al castigo, anunció el paquete decimotercero de medidas contra el gigante euroasiático, enfocado en su industria bélica y de marcado carácter extraterritorial.

Al menos 194 empresas y personalidades se convirtieron en blanco de la UE, de ellas casi el 90 por ciento del sector del complejo militar industrial, alta tecnología y logística, en un intento por frenar el evidente fracaso de la política de sanciones unilaterales.

De hecho, mientras el bloque comunitario registra una inflación sin precedentes por el alza de los energéticos, desindustrialización como la ocurrida en Alemania, bloqueo de carretera de agricultores y recesión, la economía rusa, lejos de retroceder, crece.

El Banco Central de Rusia informó que en 2023 ese país tuvo un crecimiento del 3,6 por ciento de su Producto Interno Bruto y se convirtió en la quinta economía mundial por su nivel de consumo.

Para el rotativo británico The Spectator, la idea era que al desencadenar un “shock y asombro” financiero en una escala nunca antes vista, Rusia iba a ser aislada casi por completo y se empobrecería hasta la rendición.

Sin embargo, Europa misma pagó un alto precio para efectuar un boicot parcial del petróleo y el gas rusos, destacó.

La publicación reconoce que “Occidente se embarcó en su guerra de sanciones con un sentido exagerado de su propia influencia en todo el mundo y los resultados del error de cálculo están a la vista de todos… La economía rusa no ha sido destruida”.

De acuerdo con Alexandra Prokopenko, del Centro de Estudios Internacionales y de Europa Oriental de Berlín, se asiste a una especie de experimento económico que nunca antes se había producido, porque ningún país estuvo nunca sometido a tantas sanciones.

Me parece que los Estados occidentales llegaron a un punto en el que necesitan detenerse y reflexionar en general sobre la política de sanciones, no sólo contra Rusia, sino en general, estimó la experta.

El New York admite que, a dos años del inicio de la operación militar especial rusa en Ucrania, los intentos de aislar política y económicamente a Moscú por parte de Washington y algunos países europeos fracasaron.

“Rusia ha creado una especie de cadena de suministro alternativa”, afirmó al medio Edward Fishman, un exfuncionario del Departamento de Estado en la Administración de Barack Obama.

MEDIDAS PUNITIVAS

El español Semanario Universidad señala que empresas de 26 Estados y nacionales de 11 países, entre ellos China y Alemania, figuran entre unos 500 individuos y organizaciones sancionados por ayudar al gobierno ruso a eludir las sanciones internacionales.

Vzgliad afirma que el Ministerio estadounidense de Finanzas agregó a 300 personas físicas y jurídicas, el Departamento de Estado atacó a 250 objetivos y el Ministerio de Comercio a 90 compañías, incluidos más de 10 bancos rusos, firmas inversionistas y otras entidades.

Las restricciones de Washington castigan a empresas de Kazajstán, China, Türkiye, Emiratos Árabes Unidos y Liechtenstein, entre otros. Mientras que Reino Unido, Canadá, Australia y otros Estados también anunciaron restricciones a Moscú.

Ello se suma a un decreto del presidente estadounidense, Joe Biden, de diciembre de 2023 para impedir que bancos foráneos accedan al sistema financiero norteamericano si mantienen negocios con el complejo militar-industrial ruso.

En el caso de la UE, agregó a una lista de casi dos mil personalidades y empresas sancionadas a otros 194 objetivos, de ellos 106 individuos y 88 entidades, de las cuales 140 son compañías y personalidades rusas. Aunque el Kremlin desmintió esa posibilidad en varias ocasiones, la UE prevé castigos para 10 empresas rusas que supuestamente trasladan armamentos desde la República Popular Democrática de Corea. Por otro lado, se refieren a directores de compañías rusas de logística que, en opinión de la UE, violan sus sanciones para llevar productos al gigante euroasiático.

Al reafirmar su carácter extraterritorial, impone castigos a compañías de tecnología de doble uso de varios países como China, India, Türkiye, Tailandia, Kazajstán, Serbia y Sri Lanka que, afirman, colaboran con Moscú para evadir medidas unilaterales.

Además, el acuerdo del bloque comunitario señala que el Reino Unido, uno de los países europeos con más envíos de armas a Ucrania, se suma a la limitación de la importación de hierro y otros metales desde Rusia.

APUNTES AL MARGEN

La aplicación por la UE de sanciones contra Rusia ocurre después del estrepitoso fracaso de la llamada contraofensiva de Kiev en su conflicto con Moscú, que constituyó un descalabro casi directo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

De acuerdo con Konstantin Sivkov, vicejefe de la Academia de Ciencias para asuntos de Política de Información, en la contraofensiva participaron 160 mil militares en 110 batallones, dos mil 100 tanques y vehículos blindados, 960 piezas de artillería y 114 aviones.

El 45 por ciento de los uniformados activos y el 75 de la reserva fue entrenado en países de la OTAN, constató.

A ello Rusia contrapuso 60 mil hombres sobre las armas en tres mil puntos de apoyo, 45 mil fortificaciones, 150 mil nichos para técnica de combate, protegidos por una línea de yaquis antitanques y cinco millones de minas, sembradas a una profundidad de 600 metros.

También Rusia contó con ocho mil 600 unidades de técnica especial y 980 tanques. La victoria de Moscú, por tanto, fue crucial.

Esa derrota bélica y consecuencias socioeconómicas negativas, que incluyen un aumento de bloqueos protagonizados por los agricultores en demanda de mantener subsidios y contra regulaciones ecológicas, tuvieron un impacto en la opinión de los europeos.

La publicación digital Vzgliad muestra un sondeo de YouGov и Datapraxis en 12 países europeos, en el que solo el 10 por ciento de los encuestados cree en la posibilidad de Ucrania para recuperar sus fronteras de 1991 y el 20 estima que Rusia saldrá victoriosa.

Al menos 41 de cada 100 interrogados estimaron que se debe presionar a Kiev para ir a negociaciones, mientras que el 31 por ciento prefiere que continúe el conflicto.

Pero aún en esas circunstancias, la UE insiste en aumentar los gastos militares, bajo el manto de su participación indirecta en la confrontación ucraniana. Los países europeos miembros de la OTAN necesitarán 75 mil millones de euros anuales para cumplir el compromiso de elevar los gastos militares al dos por ciento del PIB, según un cálculo de la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde.

Por otro lado, pese a aplicar sanciones contra Rusia, las empresas europeas siguen comprando titanio, níquel, cobre o aluminio a proveedores rusos vinculados al Kremlin, afirma el multinacional rotativo Investigate Europe.

Airbus, que tiene entre sus accionistas a los Estados francés, alemán y español, multiplicó por cuatro sus compras de titanio ruso desde el comienzo de la confrontación en Ucrania.

Reino Unido prohibió recientemente la importación de cobre, aluminio y níquel rusos, pero la UE mantiene el comercio de estos metales. Entre marzo de 2022 y julio de 2023, Europa importó de Rusia materias primas críticas por valor de al menos 13 mil 700 millones de euros.

Varias potencias occidentales, incluidas las europeas, quedaron aisladas en su guerra económica contra Rusia y buscan de cualquier forma presionar o involucrar al llamado Sur Global en esa cruzada.

Ello ocurre cuando cada vez son más los que evitan el dólar como moneda de pago, el grupo Brics se amplía y deja atrás al Grupo de los Siete en la presencia de su PIB en el orbe, en tanto el hegemónico Estados Unidos muestra más incapacidad en ese papel.

arb/To

RELACIONADOS