Prensa Latina, La Agencia

viernes 24 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

Líbano bajo el acecho de la guerra y con vacío de poder (+Fotos y Video)

Beirut (Prensa Latina) Al acecho de la guerra por los intercambios de fuego entre Hizbulah (Partido de Dios) e Israel se suma otro año más sin presidente ni Gobierno efectivo en Líbano.

Por Yodeni Masó Aguila

Corresponsal jefe de Prensa Latina en Líbano

La amenaza de un conflicto mayor como consecuencia de la agresión de Tel Aviv colocó en un segundo plano el expediente de la primera magistratura, luego del fracaso de 12 sesiones parlamentarias.

En medio de ese escenario, la falta de consenso entre las principales corrientes cristianas obstaculizó el nombramiento del jefe libanés de Estado número 14 después de la independencia en 1943.

Esa carencia debilita aún más el vacío institucional de la nación levantina, bajo la gestión interina del primer ministro, el gobernador del Banco Central y el director de Seguridad General.

En ese contexto, las principales fuerzas políticas del país añadieron a las contradicciones internas, una crisis de nombramientos en el Consejo Militar, el comando del Ejército y el Estado Mayor, a pocas jornadas de finalizar en el cargo el general Joseph Aoun al frente de las Fuerzas Armadas.

RUTA ELECTORAL INCONCLUSA

Solo dos sesiones parlamentarias para elegir al próximo primer mandatario fueron celebradas este año, en un proceso de votación que inició un mes antes del fin del mandato de Michel Aoun, el 31 de octubre de 2022.

El 19 de enero, primera convocatoria de 2023, el titular del Parlamento Nabih Berri levantó el plenario por falta de quorum, pues ningún representante de la comunidad cristiana maronita conquistó los votos requeridos para ocupar obtener el sillón presidencial.

A esa undécima sesión acudieron 110 diputados de 128 posibles y el candidato Michel Moawad sumó 34 votos; Essam Khalifa, siete; Ziad Baroud, dos, y Edward Hanin, uno en tanto, 37 boletas fueron entregadas en blanco y 29 invalidadas.

El 14 de junio, el exministro Jihad Azour y el jefe del Movimiento Marada, Suleiman Franjieh, resultaban los principales pretendientes.

La segunda sesión legislativa del año reunió a todos los diputados, Azour obtuvo 59 votos y Franjieh, 51, distantes aún de la cifra necesaria para ocupar la máxima magistratura.

Azour, la propuesta de la oposición, disponía del apoyo de la Corriente Patriótica Libre, las Fuerzas Libanesas, el partido Kataeb, los Cambistas y el Partido Socialista Progresista, mientras que a Franjieh lo respaldaban el dúo chiita de Amal e Hizbulah, junto a un grupo de parlamentarios independientes y sunitas.

NEGATIVA AL DIÁLOGO

A la luz de las presiones externas y la oposición de la ultraderecha cristiana (Fuerzas Libanesas y Falangistas), la convocatoria del líder del Parlamento para alcanzar un entendimiento no llegó a concretarse.

Ante tal escenario, el secretario general adjunto de Hizbulah, Naim Qassem, pidió no culpar al exterior por la ausencia de consenso y consideró que la solución corresponde a las fuerzas políticas internas con responsabilidad y sin injerencia.

Al respecto, puntualizó que la Resistencia y sus aliados apoyan un candidato con una visión política clara sobre la independencia de Líbano, su liberación y las ambiciones del enemigo israelí.

También, abogó por un jefe de Estado que posea la voluntad de implementar un plan económico de rescate y apertura hacia Oriente, Occidente y todos los partidos políticos del país.

Por su parte, en medio de discrepancias en las fuerzas cristianas, analistas enfatizaron que más de un partido opositor anunció otra opción, al abandonar el apoyo a Michel Moawad y al exfuncionario del Fondo Monetario Internacional Jihad Azour.

Ante este panorama, expertos consideraron que el quinteto de países interesados en el archivo presidencial de Líbano (Francia, Estados Unidos, Arabia Saudita, Qatar y Egipto) pudiera pasar a una nueva fase de trato.

INJERENCIA EXTERNA

Sobre ese tema, el diario local Al Diyar consignó que no hay voz presidencial alguna por encima de Francia y Qatar para sacar al país del estancamiento político, a más de un año de vacío de poder.

En noviembre, el enviado especial francés Jean-Yves Le Drian pidió acelerar la elección del presidente de la República, en la cuarta visita al país desde su designación en junio.

Le Drian llamó a unificar la posición nacional durante sus encuentros con las máximas autoridades del Gobierno, el Parlamento y los principales actores políticos.

Con anterioridad, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, subrayó que es una cuestión urgente crear las condiciones adecuadas para elegir un jefe de Estado en la República Libanesa y formar un gobierno que funcione y su representante personal, Le Drian. trabaja en esa dirección.

A las giras del excanciller galo se sumaron en la actual etapa los contactos diplomáticos de Qatar a través de su enviado, Jassim bin Fahd Al Thani, y del ministro de Estado de Asuntos Exteriores, Mohammed bin Abdulaziz Al-Khulaifi.

En ese punto, la Coordinadora Especial de las Naciones Unidas en Líbano, Joanna Wronecka, insistió en completar los asuntos parlamentarios cruciales, incluida la presidencia y la legislación pendiente.

Durante el aniversario 80 de la independencia de la nación, el primer ministro interino, Najib Mikati, renovó el llamamiento a acelerar la elección del jefe de Estado con el propósito de restablecer el orden en las instituciones e impulsar las reformas de recuperación.

Mikati rechazó la violación de la soberanía nacional, a la luz de la agresión israelí en localidades del sur y reclamó a la comunidad internacional presionar a Tel Aviv para detener sus crímenes y respetar los acuerdos, resoluciones y derechos humanos.

De otro lado, la máxima figura del Parlamento, Nabih Berri, indicó que Líbano enfrenta una etapa peligrosa con la prolongación del vacío de poder, la crisis económica, el desplazamiento sirio y la actual hostilidad israelí contra la Franja de Gaza y dirigida a barrios residenciales de aldeas y ciudades fronterizas del sur del país.

Ante este panorama, el veterano dirigente político añadió que la coyuntura exige de todos asumir la responsabilidad nacional y elegir lo antes posible al presidente de la República como punto de partida para el funcionamiento de las instituciones.

arc/yma

RELACIONADOS