Prensa Latina, La Agencia

sábado 18 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

ESCÁNER: Tabaco con aroma de Nicaragua (+Fotos +Video)

Managua, (Prensa Latina) Cuando a mediados del siglo XX llegó la planta de tabaco a Nicaragua despertó el interés de los productores de la solanácea que tuvo su impulso entre los años de 1970-1980 y comenzó a desarrollarse poco tiempo después.
Por:
Yosbel Bullaín
Corresponsal jefe Nicaragua

Si bien la planta se siembra en varios lugares del país como Jalapa, Condega, y Ometepe (la isla más grande del lago Cocibolca), el 99 por ciento de las fábricas están concentradas en el departamento de Estelí a casi 150 kilómetros al norte de Managua, la capital.

En decenas de hectáreas de esa zona -situada a unos 800 metros de altitud- crecen y se cultivan las plantaciones de la verde hoja que se utilizará para confeccionar, con exquisito color y aroma, cinco de los 10 mejores puros del mundo, según revistas internacionales especializadas en el gremio.

Datos del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), muestran que entre 2017 y 2018 el país anotó un alto crecimiento en las ventas de puros elaborados, desde unos 658 mil 901 kilogramos hasta 855 mil 823, para una expansión del 29,9 por ciento.

Según Cetrex en los primeros seis meses de 2023 en términos de volumen se registraron unos 582 mil 585 kilogramos de puros elaborados enviados al exterior, dato superior al mismo período del año anterior.

De esa forma, la industria tabacalera nicaragüense se consolida y hoy constituye una de las principales actividades económicas de esta nación centroamericana, hasta ser considerada en el orbe como una de las mayores exportadoras anuales de tabaco premium, siendo Estados Unidos el destino más importante.

Así, al cierre de julio último según un informe del sistema nacional de producción, consumo y comercio, las exportaciones de tabaco en Nicaragua representaron unos 250 millones de dólares.

EL PURO NICA

En Estelí, una de las ciudades nicaragüenses de mayor dinamismo económico, el visitante queda sorprendido al recorrer sus calles por la cantidad de pequeñas y grandes empresas dedicadas a la producción de tabacos hechos ciento por ciento a mano.

Cada productor tiene sus propias costumbres en el cultivo y manejo de las hojas, pero tienen un aspecto en común: la calidad.

El gerente administrativo de la empresa Esteban Carreras, Ángel Puentes, dijo a Prensa Latina que desde su óptica los resultados favorables de la industria tabacalera en el país se deben, en gran medida, al empleo de nuevas tecnologías y al manejo eficiente de los sistemas de riego, unido a las características del clima y los suelos.

Elementos que contribuyen a un óptimo crecimiento de las plantas y por consiguiente la hoja que llega a la producción es de máxima calidad, precisó.

No obstante, entidades gubernamentales como el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) trabaja con la industria tabacalera con el propósito de garantizar calidad en el producto.

Según autoridades del IPSA, las tabacaleras deben cumplir con los requisitos solicitados por los países de destino, por lo cual los tabacos deben ir bien empacados, etiquetados y libres de cualquier insecto que pueda afectar la salud de los consumidores.

CULTIVO Y PRODUCCIÓN

En Nicaragua los expertos del tabaco después de hacer el trasplante realizan los primeros cortes al cabo de 60 días, luego cada seis u ocho retiran otras hojas hasta llegar a la llamada corona de la planta y completar un total de cinco cortes.

Después viene el proceso de curado, en esas casas primero realizan el ensarte de la hoja traída de los campos, y allí permanecen otros 40 y 50 días para el  secado.

Seguido, se realiza el proceso de desmonte de cujes, el cual consiste en armar pequeños bultos de hojas que los trabajadores acomodan en una caja de cartón y luego envían al local de fermentación y curado que puede durar hasta más de un año, según algunos tabaqueros.

La idea es fijar los colores del tabaco y darle el aroma y sabor adecuados. Así la materia prima llega al área de despalillo y la trasladan a las fábricas donde finalmente se confeccionan los puros.

PRINCIPALES MERCADOS

Los puros elaborados en las tabacaleras nicaragüenses son para la exportación, de ahí que consolidar mercados potenciales sea una tarea constante de los empresarios del gremio.

Si bien el principal destino siempre ha sido Estados Unidos, consumidores de otras naciones como Alemania, Francia, Hungría, Polonia, Rusiay Suiza, entre otros, también disfrutan del aroma que desprenden los afamados tabacos nica.

El representante de la empresa Carreras comentó a esta agencia que con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y China estudian la posibilidad de expandir la exportación hacia la nación asiática.

En ese sentido, añadió que sería una gran oportunidad no sólo para su entidad sino también para el resto de las tabacaleras porque se trata del mercado más grande del mundo.

GENERACIÓN DE EMPLEO

En el llamado “Diamante de las Segovias” existen unas 50 fábricas de puros que producen unas cinco mil marcas distintas, y más de 57 mil personas laboran en esas instalaciones.

Para el viceministro de trabajo de Nicaragua, Enrique Espinoza, existe una excelente motivación con el funcionamiento de las fábricas de puros y afirmó que ha habido más consumo de tabaco a nivel internacional, lo cual se refleja en el movimiento y el comercio de la zona.

“Trabajamos de acuerdo al reglamento estipulado y el ambiente laboral y el trato es muy bueno”, expresó José Castro uno de los obreros de la empresa perteneciente al grupo García.

Como es habitual en la elaboración de puros, predomina la mano de obra  femenina, de ahí que en Nicaragua las mujeres que laboran en esos lugares muestran su satisfacción por permanecer empleadas.

Madres solteras, y otras personas se benefician anualmente tanto en las zonas de siembra y cultivo de la hoja, como en las áreas de producción.

En la fábrica Padrón, una de las más antiguas de Estelí, en épocas de zafra trabajan alrededor de mil 800 personas y en tiempos de producción permanecen en la instalación más de 600, muchas de ellas laboran desde hace unos 30 años en la empresa que ahora emplea hasta tres generaciones de una familia de tabaqueros.

may/tdd/ybv

Colaboraron en este trabajo:
Maylin Vidal
Editora Jefa de Especializadas
Teyuné Díaz Díaz
Jefa Redacción de Economía Prensa Latina
Laura Esquivel
Editora Web Prensa Latina
RELACIONADOS