Prensa Latina, La Agencia

lunes 20 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

ALBA-TCP por la consolidación de la esperanza de los pueblos (+Fotos)

Caracas (Prensa Latina) La convicción de que urge avanzar en consolidar la unidad e integración y de que solo los pueblos pueden detener la ofensiva imperialista y el fascismo, prevaleció en el Encuentro para una Alternativa Social Mundial, desarrollado en Venezuela.

Por Juan Carlos Díaz Guerrero

Corresponsal jefe en Venezuela

Esta reunión, efectuada 18 y 19 de abril por la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) y el Instituto Simón Bolívar de la nación sudamericana, atrajo la atención de 300 delegados de 60 países.

Organizaciones y movimientos sociales, partidos políticos, intelectuales, académicos de los Estados miembros del bloque de integración se dieron cita en Caracas, junto a invitados de África, Asia, Europa, Norteamérica y América Latina, además de una representación del personal diplomático acreditado.

Este encuentro cifró grandes expectativas y esperanzas de un renacer de la lucha de los pueblos del mundo ante la ofensiva del imperialismo y el fascismo, que al decir de algunos de los participantes, tiene hoy su mayor expresión en el genocidio de Israel contra el pueblo de Palestina.

Las conferencias fueron impartidas por reconocidos intelectuales y líderes sociales como Abel Prieto (Cuba), Atilio Borón (Argentina), Ramón Grosfoguel (Puerto Rico), Alina Duerte (México; Tebago Phadu (Sudáfrica); Rania Khalek (EEUU/Líbano), Yanisca Lugo (Cuba) y Vijay Prashad (India), entre otros.

Segmento trascendente lo constituyó la presencia en la reunión de los expresidentes de Bolivia Evo Morales (2006-2019) y de Honduras Manuel Zelaya (2006-2009), junto al jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, quien dialogó con los presentes.

En el encuentro se patentizó la solidaridad con Palestina, Cuba, Haití y el exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, quién fue sacado por la fuerza de la embajada de México en Quito por fuerzas de seguridad, mientras gozaba del beneficio de asilo otorgado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

También hubo un espacio alternativo con comunicadores de la región donde los delegados coincidieron en la necesidad de una mayor articulación y avanzar en una agenda común que permita poner freno a la manipulación mediática y desmontar las falsas noticias de medios tradicionales de prensa y redes sociales.

El secretario ejecutivo del ALBA-TCP, Jorge Arreaza, consideró apremiante lograr una mayor articulación para desmontar las mentiras y barbaridades que se tejen sobre los pueblos, y ejemplificó con el caso de Venezuela, ahora abocada a las elecciones presidenciales.

UNIDAD DE LOS PUEBLOS, ÚNICO CAMINO POSIBLE

Este concepto estratégico fue epicentro y eje conductor de las ponencias y debates, que tuvo su mayor protagonismo con la exposición de Arreaza El principio de la unidad como elemento transformador, en la cual propuso crear el Consejo de Movimientos Sociales.

Esta nueva herramienta dotaría a la Alianza de un mayor vínculo con los pueblos y sus movimientos sociales, por eso el diplomático venezolano llamó a la necesidad de “construir el método” con el pueblo para activar ese Consejo.

El momento de unirnos es este, dijo el excanciller, y abogó por la construcción de una alternativa a los pueblos en medio de tanta dificultad y complejidad, que “solo nosotros podremos hacerlo”, apuntó, al referirse a las organizaciones y movimientos sociales, partidos políticos e intelectuales presentes, entre otros.

La unidad es el único camino posible y para actuar de manera unitaria tenemos que trabajar en acuerdos, afirmó, y subrayó que para esto es fundamental el Consejo de Movimientos Sociales integrado por los pueblos, porque son los únicos que “pueden hacer una contrapropuesta al imperialismo de Estados Unidos”.

Arreaza llamó a convertir el ALBA-TCP en nuestra bandera común y exhortó a todos a unirse contra el enemigo principal: el imperialismo y el capitalismo. Tenemos que asumir el bloque integrador como “el alma de nuestros pueblos” y son ellos el combustible, pero los pueblos necesitan una rueda motriz para expresar sus ideas, y para eso necesitan la Alianza Bolivariana, sentenció.

Solo nosotros, los pueblos en las calles, con los gobiernos revolucionarios, podremos “contener a esos monstruos” y bridarle al mundo un camino alternativo, subrayó.

En similar sentido se pronunció Vijay Prashad, director del Instituto Tricontinental de Investigación Social, quien abundó sobre el concepto de hiperimperialismo y sus consecuencias actuales en el mundo, donde Estados Unidos “es el promotor de la destrucción”.

El académico de la India valoró que el ALBA-TCP y los movimientos sociales están llamados a promover un movimiento multipolar, “de ahí que necesitamos que millones de personas vean nuestro proyecto como una manera concreta de rechazar la decadencia, de abrazar y apoyar el socialismo”.

Para el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, solo serán los pueblos movilizados y empoderados los que podrán construir un mundo nuevo, por eso, opinó, la única forma de estar preparados es tener a los pueblos conscientes y movilizados.

“Los que estamos en el poder político y los que están en la resistencia más todavía”, aseveró.

Remarcó que tienen que ser los pueblos la garantía del futuro con sus programas y proyectos, estén cada vez más conscientes y “poder cumplir la máxima de unir a todo el que pueda ser unido por una alternativa social mundial”.

“Tengamos una visión grande y amplia, ha llegado la hora desde los movimientos sociales del ALBA-TCP de articular una nueva alternativa mundial contra el capitalismo y el fascismo para construir un mundo multipolar desde los pueblos”, expresó.

Joao Pedro Stedile, líder del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil, recordó al comandante Hugo Chávez (1954-2013) y llamó a retomar el trabajo de base del líder bolivariano que decía: “hay que ir de casa en casa”, para convencer a la gente de que el capitalismo no sirve.

AUTOCRÍTICA REPARADORA

El secretario ejecutivo de la Alianza latinoamericana y caribeña expresó que muchas de las izquierdas han tendido a las divisiones y fraccionamiento por diferencias personales y corrientes ideológicas, y señaló que “ya no hay tiempo para mezquindades”.

Stedile se refirió a las contradicciones que tiene hoy el capitalismo y pidió aprovechar este ámbito “para hacer una especie de autocrítica” porque de este lado también “tenemos problemas”. No logramos, remarcó, enfrentar con más fuerza la crisis del capitalismo porque “nos falta la movilización popular”.

La cubana Yaniska Lugo, del Centro Martin Luther King, señaló que sin formación política no vamos a poder librar esta batalla, sin conversar con toda la sociedad en esa disputa comunicacional.

“No solo como la cobertura mediática, sino como una articulación estratégica, una narrativa nuestra”, y enfatizó que la batalla no solo es en las redes sociales, sino que “hay que ir casa a casa, persona a persona, estar en las calles para contar el proyecto y escuchar a la gente”, acotó.

Lugo comentó que “tenemos un consenso del diagnóstico, una idea bastante común de los problemas, incluso a veces nos criticamos bastante nosotros mismos, pero lo principal es cómo avanzar y en qué proyecto vamos a construir unidad”, apuntó.

Consideró que “falta mucho por hacer todavía en todos los compromisos que tenemos con los pueblos” como con el de Haití, y llamó a “ponerse las pilas” para saldar esa deuda con el pueblo haitiano.

La funcionaria del Centro Martin Luther King valoró el encuentro de “muy constructivo y de pensar en el valor de la esperanza; no podemos creer en el pesimismo y en la posibilidad de ser derrotados, los pueblos de América Latina seguiremos venciendo”, acentuó.

CAMINO AL 2030

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos presentó en el Encuentro para una Alternativa Social Mundial una agenda concreta camino al 2030 sobre la base de que “este el proyecto de los pueblos y no otro”.

Como dijo Arreaza, el objetivo ALBA-TCP es lograr la autodeterminación, que “seamos libres y felices con las necesidades satisfechas”, por lo que la estrategia incluye nuevos proyectos para fortalecer los planes en sectores como el económico, en la salud, educación, alimentación, protección del medioambiente.

Hay un plan y una agenda y “tenemos que ir al ritmo de los líderes para alcanzar los objetivos”, indicó el secretario ejecutivo, y mencionó en el horizonte económico reimpulsar Petrocaribe, la expansión del Banco del ALBA para crear una nueva arquitectura financiera, así como impulsar alianzas turísticas, entre otras.

La agenda en lo social incluye retomar la Misión Milagro, que benefició a más de cuatro millones de personas en el mundo, relanzar el ALBA como territorio libre analfabetismo, coordinación de políticas educativas y de salud e instaurar un observatorio de género.

Los planes en lo político están dirigidos al establecimiento de una red de protección de los Derechos Humanos y Sociales, convertir al mecanismo de integración como el principal motor de coordinación y crear la Red Parlamentaria del ALBA-TCP, así como el espacio ALBA-Juventud.

Otros horizontes de la agenda 2030 están orientados hacia la transformación comunicacional y cultural.

arb/jcd

RELACIONADOS