Prensa Latina, La Agencia

miércoles 29 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
INICIO

Agenda Estratégica 2030, consolidación integral del ALBA-TCP (+Fotos +Post)

Caracas (Prensa Latina) La Agenda Estratégica 2030, aprobada en la XXIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP, trascendió lo político y está llamada a convertirse en extraordinaria plataforma de consolidación integral del bloque en la región.

Por Juan Carlos Días Guerrero

Corresponsal jefe en Venezuela

Si se parte del concepto manejado por Jorge Arreaza, secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), este mecanismo de integración “no es tan solo un grupo de gobiernos”.

Para el diplomático y excanciller venezolano, el ALBA-TCP “es un instrumento de los pueblos para la unidad y la justicia”, lo cual significa que solo con ellos se podrá avanzar en las siete líneas estratégicas que plantea la Agenda, porque son polea transmisora y, a su vez, beneficiarios.

No es casual que apenas unos días antes Caracas acogiera a 300 delegados de 60 países de todos los continentes, integrantes de movimientos y organizaciones sociales, académicos, intelectuales, partidos políticos, periodistas y directivos de la comunicación.

Como dijo el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en ese Encuentro para una Alternativa Social Mundial solo serán los pueblos movilizados y empoderados los que podrán construir un mundo nuevo.

“Tengamos una visión grande y amplia, ha llegado la hora desde los movimientos sociales del ALBA-TCP de articular una nueva alternativa mundial contra el capitalismo y el fascismo para construir un mundo multipolar desde los pueblos”, afirmó.

Esa visión la reafirmó el mandatario de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en la cita cimera del 24 de abril al aseverar que el bloque es la “alianza de la solidaridad y de la cooperación, vencedora del pragmatismo egoísta que solo apuesta a las ganancias y al mercado”.

El ALBA-TCP es “muestra de cuánto se puede hacer desde el Sur si esta solidaria integración prevalece”, expresó el gobernante, en alusión a los innumerables aportes y logros del mecanismo latinoamericano y caribeño por el bienestar de sus pueblos, en males que aún agobian a buena parte del mundo.

De ahí la trascendencia de la Agenda Estratégica 2030, que va al rescate de algunas de aquellas buenas prácticas y concretar otras que -a dos décadas del surgimiento de la Alianza- fueron tan solo sueños, pero hoy el momento lo exige y la oportunidad obliga a concretar para poder avanzar.

AGENDA ESTRATÉGICA ALBA 2030

Valorada por Arreaza como un “arma poderosa de destrucción masiva del capitalismo y el imperialismo”, la Agenda, que fue presentada los días 18 y 19 de abril a los delegados del Encuentro para una Alternativa Social Mundial, comprende los horizontes económico, político, social, cultural y comunicacional.

El documento formula que ante la nueva arremetida imperial en la región, en complicidad con sus lacayos nacionales, el ALBA-TCP se presenta como un “muro de contención de probada eficacia” y, pregunta, cómo la Alianza afrontará los años por venir.

Pero también cómo imprimirá un impulso extraordinario en el proceso de su consolidación integral, el cual partirá de “su revisión crítica y constructiva, con propuestas de acciones de alto impacto en corto y mediano plazos”.

El Horizonte Económico propone, en esa dirección, el “fomento extraordinario y complementario del intercambio comercial”, que incluiría la revisión de las barreras comerciales y el desarrollo de la cadena logística.

Ello traería implícito “la ampliación de la conectividad aérea y marítima”, para mitigar el aislamiento entre sí de los países de la región, además de avanzar en la instauración de una política de cielos abiertos para las aerolíneas de los países del bloque regional.

Plantea, además, reinstaurar las líneas de financiamiento al comercio Intra-ALBA, con el establecimiento de mecanismos de aseguramiento y reaseguramiento del crédito a las actividades de comercio internacional.

Junto con ello, la “compensación por impago de transacciones por contingencias que afecten las transacciones comerciales”.

Propone también la expansión del Banco del ALBA, en términos de miembros, de patrimonio y de capacidad crediticia, así como la adhesión al Convenio Constitutivo de todos los Estados del bloque e incluir al Banco en la agenda de financiamiento local de los países de la Alianza.

Otra iniciativa se encuentra referida al reimpulso de Petrocaribe, a fin de “promover el esquema de venta de hidrocarburos con descuento y garantizar la periodicidad y sostenibilidad de los envíos”, y favorecer la instalación de capacidades de Gas Licuado de Petróleo en la matriz energética del Caribe Oriental.

No menos trascendente es la idea de impulsar alianzas turísticas en la región, que conlleva a mostrar dentro y fuera del bloque regional las potencialidades, y generar un proceso de intercambio de turistas que permita afianzar la unión entre los pueblos.

HORIZONTES SOCIAL, POLÍTICO, CULTURAL Y COMUNICACIONAL

En el Horizonte Social, en el que la región acumula enormes deudas, el ALBA-TCP formula dar un impulso prioritario a la seguridad y la soberanía alimentarias en todos sus países a través de la puesta en marcha de tres iniciativas que pueden ser financiadas mediante el Banco del ALBA.

Ellas son el inicio de la bolsa de commodities agrícolas, financiamiento para la mecanización agrícola y una línea de crédito para la adquisición de fertilizantes (urea).

También precisa el fortalecimiento de la capacidad regional ante desastres, así como de mitigación de riesgos; la activación del Consejo Social con el relanzamiento de la Misión Milagro a partir de la “coordinación entre los especialistas de Cuba y Venezuela”, entre otras tareas que abarcan la salud, el deporte y el empleo.

Asimismo, prevé instaurar un observatorio de género, que será insumo para la homologación de políticas de inclusión en la Alianza, entre otras.

El Horizonte Político se presenta como otro elemento novedoso y, de una manera u otra, los gobernantes llamaron en la Cumbre a convertir al ALBA-TCP en un referente internacional de “autoridad moral y credibilidad con respecto a sus posiciones políticas conjuntas”, basadas estas en la defensa del Derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas.

Se pretender fortalecer el rol de la Alianza como “mecanismo permanente de consulta y concertación política en los foros internacionales”, mediante una agenda común, apuntando a “instituirlo como un gran bloque de opinión de prestigio”.

Además de convertirla en el principal motor de coordinación y propuestas de avanzada de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que garantice “posiciones conjuntas de la Alianza ante los demás Estados de Nuestra América”.

Este vértice proyecta impulsar el Consejo de Movimientos Sociales del ALBA y ampliar su alcance, con el objetivo de “liderar una gran alternativa social mundial” para la defensa común de las causas justas de la humanidad.

Así, se plantean crear la Red Parlamentaria del ALBA-TCP, liderar una gran red de gobiernos y autoridades locales, fundar el espacio Alba Juventud, establecer una Red de protección de Derechos Sociales y Humanos, y otras iniciativas.

De esta manera, el Horizonte Cultural prevé posicionar a la cultura como pilar fundamental para avanzar en la unión de los pueblos y en el conocimiento de los países del bloque, “profundizando en valores compartidos con una fuerte conciencia anticolonial”.

Al respecto, se diseñará una Campaña Comunicacional, Cultural y Educativa a fin de afianzar una nueva geopolítica del conocimiento, impulsar publicaciones y programas de formación presenciales y en línea sobre la unidad latinoamericana y el ALBA-TCP, y continuar estimulando actividades del ALBA Cultural.

En el caso del Horizonte Comunicacional, la Agenda esboza “consolidar una red de comunicación eficiente” que permita difundir la verdad de nuestros países, y que “se posicione como una herramienta” para desmontar matrices de opiniones falsas que pretendan afectar la soberanía e independencia de las naciones de la región.

Asimismo se delinea lanzar e impulsar una campaña comunicacional integral (cultura-comunicación-formación) que “permita conocernos y reconocernos sobre el principio de la unidad” y el reconocimiento de los pueblos.

El propósito es promover la democratización y soberanía comunicacional del bloque, al propiciar la articulación entre medios de prensa comunitarios, locales, nacionales y regionales; impulsar el Alba Digital; y abordar debates para la formación en temas relevantes en la esfera y el avance del mundo en lo tecnológico.

Como bien expresa el documento, la Agenda Estratégica 2030 será “un impulso extraordinario” en el proceso de consolidación integral del ALBA-TCP en esta nueva época.

arb/jcd

RELACIONADOS