Prensa Latina, La Agencia

sábado 18 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

Polarización y desigualdad: desafíos de la recuperación pospandemia (+Fotos+Post)

Naciones Unidas (Prensa Latina) El progreso del mundo deja atrás a los más pobres, mientras aviva la desigualdad y la polarización, una tendencia alarmante de acuerdo con el más reciente informe del Índice de Desarrollo Humano (IDH) de Naciones Unidas.

Por Elizabeth Borrego Rodríguez

Corresponsal jefe en la ONU

La recuperación de la Covid-19 ocurre de forma mensurable y visible en muchos países, pero los de bajo ingresos ni siquiera ha vuelto a los niveles de 2019, según ese análisis elaborado desde 1990 por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Las naciones más pobres están estancadas y, en muchas de ellas, las condiciones se deterioran, alertó durante la presentación del informe, Achim Steiner, administrador de esa agencia de la ONU.

Los países deberían unir sus fuerzas para centrarse en las principales amenazas del siglo XXI, consideró el experto al incluir entre los desafíos al cambio climático, otra eventual pandemia junto a la aparición de la economía digital y la inteligencia artificial.

En lugar de ello, advirtió, hay una división cada vez mayor y una frustración y polarización crecientes.

A nivel regional, América Latina y el Caribe alcanzó un índice ligeramente mejor, aunque sin superar los niveles prepandemia, lo que confirma un deterioro en el acceso a la salud, la educación y la calidad de vida.

Para la directora del PNUD en esa área geográfica, Michelle Muschett, la tendencia confirma la falta de resiliencia.

“Nuestra capacidad de recuperarnos del “shock” que hemos sufrido en términos de desarrollo humano, no es lo suficientemente resiliente como para retornar al lugar en el que nos encontrábamos en el 2019″, detalló durante una conferencia virtual de prensa.

El informe del PNUD clasifica a los países de acuerdo a la esperanza de vida, la educación (tasa de alfabetización, tasa bruta de matriculación en diferentes niveles y asistencia neta) e indicadores de ingreso per cápita y de acuerdo con sus resultados se obtiene un IDH más alto si esas mediciones son mayores.

UNA RESPUESTA POLARIZADA A LA CRISIS

El administrador del Programa de la ONU para el Desarrollo considera que el actual contexto genera una creciente de frustración, polarización y el surgimiento del populismo como una respuesta que está dividiendo cada vez más a las sociedades. La falta de progreso radicaliza el discurso político y, esencialmente, pone a más y más personas en contra dentro de los países.

Ese comportamiento provoca una fragmentación más aguda de la cooperación entre naciones, en tanto que, a lo interno, las políticas públicas no avanzan con un impacto en la calidad de vida.

Tal también amenaza a Latinoamérica y el Caribe, donde la crisis de gobernanza es, en sí misma, una crisis de desarrollo, según la titular regional del PNUD.

“Al centro de esa polarización hemos visto la igualdad de género, los derechos humanos, el concepto de democracia: se están retando avances propios en materia de desarrollo que pueden representar importantes retrocesos para países de la región”, alertó.

En ese contexto, la integración regional es crucial y necesaria no solo para poder abordar los problemas que afectan al continente, sino también para que este pueda desempeñar un papel en la transformación global.

La directora del PNUD aseguró en respuesta a una pregunta de Prensa Latina que la participación más activa en mecanismos de integración permitiría que las soluciones diseñadas puedan aterrizar de manera oportuna y pertinente de acuerdo con las necesidades en la región.

La idea, agregó, es que no terminen siendo soluciones importadas como antes.

DESIGUALDADES EXPUESTAS

Otros datos alarmantes revelaron las desigualdades cada vez más expuestas, al tiempo que la erosión de la democracia y el florecimiento del populismo amenazan la estabilidad de muchos Estados.

Para el director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano, Pedro Conceição, las cifras confirman que los más pobres y vulnerables de la humanidad se están quedando atrás, lo que revierte una tendencia de 20 años.

Al mismo tiempo, las desigualdades de género aumentaron dramáticamente durante la pandemia.

“Me sorprendí cuando vi las cifras en muchas partes del mundo”, confesó.

El informe califica como paradójico que el 90 por ciento de la población mundial respalde la democracia mientras que más de la mitad de los encuestados expresaron su apoyo a dirigentes bajo cuyo liderazgo se corre el riesgo de que los cimientos de la democracia se vean socavados.

“Nos estamos adentrando cada vez más en una situación en la que nuestra capacidad para resolver problemas se está viendo comprometida”, remarcó por su parte el administrador del PNUD.

La publicación pide en ese escenario más gasto en bienes públicos mundiales que beneficien a todas las personas, entre otras cosas para estabilizar el clima y el planeta.

Además, insta a aprovechar las nuevas tecnologías para mejorar el desarrollo humano, y el sistema financiero mundial con el fin de beneficiar a los países de bajos ingresos.

“No detendremos el cambio climático con misiles. No detendrás la próxima pandemia en tu frontera con un tanque, y desde luego no vas a detener los ciberataques con misiles”, consideró el directivo del PNUD.

AMÉRICA LATINA SE RECUPERA PERO NECESITA MÁS

La región de América Latina y el Caribe registró una fuerte caída del IDH de 2020 a 2021 con una recuperación más lenta de lo previsto.

Aunque en 2022 ese avance aumentó, la zona mantuvo un nivel más bajo del esperado, según la tendencia antes de la pandemia. De acuerdo con la directora regional, al igual que en el nivel global, la polarización y la proliferación de conflictos son algunos de los principales desafíos para esa área geográfica.

Los procesos electorales en el continente presentan una complejidad adicional, en tanto que la transición desestime las ganancias que se hayan podido alcanzar.

En un año con procesos electorales como nunca antes visto en el planeta, en América Latina seis países tendrán comicios presidenciales y muchos otros municipales.

Entendemos que debe haber una continuidad, dijo a una pregunta de Prensa Latina la representante regional al advertir la responsabilidad del PNUD como proveedor de apoyo electoral.

No obstante, entre otros aspectos positivos, el área se consolida como la primera región en desarrollo más democrática y tal vez la única que puede impulsar su desarrollo a través de ese logro, de acuerdo con Muschett.

Se trata de una zona con amplia biodiversidad y con una población activa y multicultural. Esto, en lugar de ser causa de desigualdades, constituye el potencial de convertirte en un potente motor si la incorporamos, agregó.

La región muestra mejores resultados con respecto a los índices globales en aspectos como la expectativa de vida, con un valor de 73,9 años, y el componente de años de escolaridad esperados y años medios de escolaridad.

No obstante, el informe considera a la región rezagada en el ingreso per cápita, al tiempo que llama a invertir en protección social y resiliencia para que los impactos no repercutan tan fuertemente en las personas.

Es importante prestar atención a cómo se construyen sociedades resilientes a estos “shocks”, donde el desarrollo humano no cambie su trayectoria de crecimiento, agrega el documento.

En la más reciente publicación los 10 estados con el IDH más alto son Suiza, Noruega, Islandia, Hong Kong, Dinamarca, Suecia, Alemania e Irlanda, mientras que las cifras más bajas aparecen en Sierra Leona, Burkina Faso, Yemen, Burundi, Mali, Chad, Níger, la República Centroafricana, Sudán del Sur y Somalia.

arc/ebr

RELACIONADOS