Prensa Latina, La Agencia

lunes 20 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

El dilema de las listas de espera en Costa Rica

San José (Prensa Latina) Pareciera algo kafkiano, pero acceder a los servicios sanitarios públicos en Costa Rica puede durar desde meses hasta años, en dependencia del tipo de atención.

Por Ana Laura Arbezú Corresponsal jefe de Prensa Latina en Costa Rica

Las denominadas listas de espera ponen en jaque una de las conquistas de esta nación centroamericana, ganada hace 75 años, luego de que en 1948 abolieron el Ejército y utilizaron ese presupuesto en el desarrollo de la educación, la salud y la conservación ambiental.

Según la página web de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), poco más de 280 mil pacientes necesitan de una consulta externa, para la cual deben esperar 375 días, mientras unas 177 mil personas requieren una intervención quirúrgica, a la que someterán dentro de 461 días.

A juicio de analistas, las listas siempre existirán, lo grave es que se salgan de control como sucede con la CCSS, institución proveedora de salud para gran parte de la población.

Consideran que existen varias razones para que esto suceda: desde el envejecimiento poblacional, el incremento de las enfermedades crónicas, insuficiencias en el modelo de gestión del sistema, en la infraestructura, hasta la deuda del gobierno con la CCSS, por solo mencionar algunas.

De hecho, este último elemento suscitó conflictos en los últimos años y discrepancias entre ejecutivos de la institución sanitaria y el Gobierno.

En días recientes, luego de sucesivos debates escenificados en la Asamblea Legislativa, el Ministerio de Hacienda y la CCSS firmaron un convenio de pago de adeudos del Estado al Seguro de Salud correspondientes al periodo del 2015 al 2018.

El pago solo cubre 1,68 por ciento del total de la deuda que mantiene el Estado con la Caja, precisaron las fuentes.

Tal situación de adeudos e irregularidades mantiene a los sindicatos de la CCSS siempre en alerta, y en este 2023 con más intensidad y fuerza.

Desde mediados de año convocaron a varias manifestaciones y paros para mostrar su descontento con cada uno de los temas que ponen en crisis la estabilidad de los servicios, y en defensa de la autonomía de esta institución pública y la no privatización de los servicios.

¡La Caja no se toca¡ es una de las consignas en las calles, luego de la decisión de suprimir a casi 20 grupos de esa condición y quedar fuera por ejemplo, los trabajadores de producción del laboratorio de parenterales, de productos farmacéuticos, administrativos de sucursales, recursos humanos, de registros y estadísticas en salud.

A su vez demandaban reclamos pendientes como la eliminación de las listas de espera.

Sobre el tema, la presidenta ejecutiva de la CCSS, Marta Esquivel, pidió tres meses más, a los pedidos con anterioridad, para presentar el plan que permita resolver ese fenómeno y reconoció que es un tema sumamente complejo. En nueve meses es difícil resolver algo de hace muchísimos años, subrayó.

Pidió al presidente de la República Rodrigo Chaves otra extensión en el plazo para presentar el informe.

En noviembre presentó la denominada Ruta de la Salud, que lleva el lema Menos espera, mejores servicios y puntualizó que para finales del 2024 ninguna persona quedará pendiente por la atención de las listas del 2017 al 2021.

Al presentar la propuesta subrayó que buscan que al finalizar el 2024 los pacientes con enfermedades de alta complejidad no deben esperar más de 120 días por la atención y los pacientes de cirugías de baja complejidad esperen máximo un año por el procedimiento que necesitan.

Además, la estrategia busca que, para finales del 2025 ningún paciente, de ninguna patología, espere más de un año para una atención

Destacó que lo más importante es quitar el fantasma y leyenda urbana de privatizar, que las decisiones se tomen desde la necesidad de los pacientes y no desde los beneficios de ciertas organizaciones.

Vamos a contratar servicios, algo que ya los hospitales están haciendo, subrayó Esquivel, en respuesta a cuestionamientos e inquietudes de los sindicatos, que consideran que esa contratación de servicios es una forma solapada de privatización.

En disímiles momentos esas organizaciones alegaron que no se ha hecho un verdadero estudio sobre las capacidades de la CCSS antes de recurrir a la tercerización de servicios.

La directiva anunció que traerá especialistas de otros países como México y Colombia y se prepara una formación de anestesiólogos y radiólogos, mientras tanto se contratarán empresas privadas para atender las listas de espera.

Puntualizó que se incluirán los mecanismos adicionales como el sistema de copago, en que el usuario asume una parte del costo de los servicios de salud que se contrate a un centro privado, con el cual no han decidido si la institución pagará el 50 o el 60 por ciento.

Mientras, ante tal solución, el secretario general de la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (Undeca) de Costa Rica, Luis Chavarría, aseguró que el tema de las listas de espera aún no tiene solución.

Para resolver las listas de espera tienen que poner a funcionar las salas de operación 24 horas al día, los siete días de la semana, resolver la inopia de especialistas, hoy tenemos a 700 plazas de especialistas en las que están nombrados médicos generales y podrían especializarse para atender la emergencia, dijo en mensaje difundido a la prensa.

En un comunicado anterior Undeca señaló que conforme pasan los días es más claro el plan del gobierno para destruir la sagrada Caja Costarricense del Seguro Social.

Hoy en un acto anunciado con bombos y platillos como la “ruta de la salud” nos dice la presidenta ejecutiva, Marta Esquivel al pueblo costarricense, que la solución a las listas de espera es contratar servicios privados y establecer el sistema de Copago, según ellos de manera temporal, como si no supiéramos las intenciones que tienen, subrayó.

Para el secretario general del Sindicato Nacional de Enfermería y Afines Lenin Hernández, la Ruta de la Salud es como más promesas sin acciones.

Con este serio problema de gobernanza, trabajando Marta Esquivel y su equipo con una junta directiva paralela, aislado de las coordinaciones necesarias en cuanto a dirección, responsables y parte de financiamiento, creemos que no van a llegar a nada, explicó en declaraciones al Semanario Universidad.

Lamentamos que la presidenta de la CCSS mantenga su discurso lleno de incongruencias ya que, hace un tiempo atrás manifestaba que la institución estaba quebrada y hoy, de repente cuenta con 200 mil millones de colones (unos 380 millones de dólares) para financiar servicios a través de terceros, apuntó Hernández.

De todas formas, las organizaciones sindicales coinciden en que esta iniciativa es una improvisación y una clara evidencia de las intenciones privatizadoras de los servicios de salud.

Mientras, los costarricenses esperan como promedio 375 días por una consulta externa y 461 días para una intervención quirúrgica.

arc/alb

RELACIONADOS