Prensa Latina, La Agencia

viernes 24 de mayo de 2024
Search
Close this search box.
TEMAS ESCáNER

Dos Sesiones, una ventana a la China en expansión

Beijing (Prensa Latina) Las “Dos Sesiones” fue una ventana única al sistema político chino y a la comprensión de las prioridades del país: industrias emergentes, reforma, apertura, fuerzas productivas, PIB…muchas de ellas distorsionadas por Occidente.

Por Isaura Diez

Corresponsal jefe en China

Durante una semana de encuentros, el Legislativo y el máximo órgano asesor del país evaluaron en paralelo las metas de desarrollo para 2024, de ahí el nombre de las “Dos Sesiones”.

Según Ma Yide, parlamentario y miembro de la Academia de Ciencias de la Universidad de China, es única en el mundo la democracia popular de proceso completo del gigante asiático.

“A diferencia del sistema electoral de Occidente que es, en esencia, una política electoral en la que las personas no tienen supervisión ni voz en el proceso después de emitir su voto”, comentó.

En China no solo se trata de elecciones, sino también de consultas y supervisión, por lo que ese investigador considera que las personas están involucradas en cada paso del proceso.

Para la mayoría de los medios de comunicación del Occidente colectivo liderado por Estados Unidos, el sistema político chino es antidemocrático y autoritario, porque funciona bajo la guía del Partido Comunista y no se aviene con los conceptos de Washington.

Más allá de la probada incapacidad de abrazar otras formas de gobierno/pensamiento diferentes, la parte occidental tiene percepciones erróneas sobre China y sus políticas.

En opinión del canciller Wang Yi, esto lleva a la nación norteña a incumplir sus promesas, perder prestigio internacional y a enfrascarse en un juego de suma cero para contener al gigante asiático.

El sistema chino es diferente, tiene un órgano asesor (Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino) que sesiona por una semana y se encarga de hacer sugerencias al Legislativo y al gobierno.

Por otro lado, los casi tres mil diputados de la Asamblea Popular Nacional (APN) deliberaron sobre proyectos de leyes, informes, intercambiaron con la prensa, ofrecieron cientos de declaraciones, ministros dieron conferencias de prensa y provincias o regiones hicieron un “open day” para responder preguntas.

Sin embargo, muchos medios de comunicación occidentales estuvieron enfocados en la cancelación de la tradicional conferencia de prensa del primer ministro, lo cual sugirieron era una muestra de censura y encierro de China.

ECONOMÍA, PROTAGONISTA DE LAS DOS SESIONES

La principal preocupación de China es su recuperación económica en medio de los problemas que enfrenta el sector inmobiliario y las tasas de desempleo que el país intenta mantener a la baja.

La APN fijó en alrededor de cinco por ciento la tasa de crecimiento del PIB para 2024, al tiempo que auguró la creación de más de 12 millones de empleos.

Según Wu Sa, subdirector del Instituto de Economía de la Academia China de Investigación Macroeconómica, se necesita lograr esa expansión para cumplir con los requisitos del 14 Plan Quinquenal (2021-2025), la modernización y niveles estables de empleo.

“A través de la investigación, el desarrollo y la promoción de industrias orientadas al futuro y tecnologías disruptivas, podemos adaptarnos mejor a las necesidades de la nueva ronda de revolución tecnológica y transformación industrial”, dijo.

En su opinión, esto permitirá formar nuestras nuevas ventajas competitivas e industriales en otras áreas, que se convertirán en industrias líderes.

Para Wu, lo anterior también apoyará la construcción del sistema industrial moderno de China y el desarrollo de alta calidad durante un período más largo.

Por su parte, Dong Yu, vicedecano ejecutivo del Instituto de Planificación del Desarrollo de China de la Universidad de Tsinghua, aseguró que el objetivo de alrededor de cinco por ciento es coherente con los factores de producción del país.

El primer ministro Li Qiang tuvo a su cargo plantear en el informe de trabajo del gobierno y las proyecciones para 2024 del PIB, la cual tuvo en cuenta la realidad nacional e internacional.

Un poco ingenuo sería esperar que China crezca ahora en dos dígitos como en el pasado, es otro contexto completamente diferente, pero eso no significa que la economía va en picada y los capitales foráneos se retiran en desbandada del país, como aseguraron medios de comunicación británicos.

Un portavoz de la Embajada de China en Reino Unido indicó el comportamiento de la inversión extranjera directa (IED) de China está en línea con la tendencia mundial.

Por otro lado, datos del Ministerio de Comercio confirmaron que el uso real de la IED en 2023 fue de 163 mil 300 millones de dólares, el tercero más alto de la historia después de 2021 y 2022.

“En todo el país se crearon 53 mil 766 empresas con inversión extranjera, lo que supone un aumento interanual de 39,7 por ciento. La estructura de la inversión continuó optimizándose y la proporción de inversión en industrias de alta tecnología alcanzó el 37,4 por ciento, un récord histórico”, subrayó el vocero chino.

Autoridades chinas aseguraron que se cuenta con múltiples atractivos para la inversión extranjera y desestimaron la posibilidad de una retirada de este tipo de capital en 2024.

La Oficina del Comité Central para Asuntos Financieros y Económicos señaló que el mercado en gran escala, el sistema industrial completo y el nuevo patrón de desarrollo brindan nuevas oportunidades a empresas internacionales.

Sobre este particular, un funcionario de ese ente especificó que el PIB per cápita de China superó los 12 mil dólares y su grupo de renta media superó los 400 millones, lo cual forma un vasto mercado interno con enorme potencial.

Esto sin contar que durante las Dos Sesiones, el primer ministro Li Qiang adelantó una serie de medidas encaminadas a reforzar la apertura del país, entre ellas la promoción del comercio electrónico transfronterizo, la eliminación de medidas restrictivas en la industria manufacturera y más autonomía a las zonas experimentales de libre comercio.

AS BAJO LA MANGA

Priorizar el desarrollo de las industrias emergentes, la inversión en I+D, autosuficiencia científico-tecnológica y las fuerzas productivas de alta calidad fue un reclamo unánime de los diputados en la APN.

De hecho, el presidente chino, Xi Jinping, llamó a aumentar la innovación, expandir las industrias del futuro y aprovechar la revolución científica-tecnológica durante los debates del Legislativo.

Xi señaló que ese objetivo no significa ignorar o abandonar las formas de hacer tradicionales e instó a no comprometerse en un modelo único.

“Crearemos ventajas para una economía abierta de alto nivel”, enfatizó el jefe de Estado, quien además se refirió a los planes del gobierno central de construir un entorno empresarial de primera clase, basado en la ley y en los estándares internacionales.

En 2023, la producción y venta de vehículos de nueva energía de China representó más del 60 por ciento del total mundial, la facturación de los contratos de tecnología aumentó un 28,6 por ciento y la exportación de vehículos eléctricos, baterías de litio y productos fotovoltaicos aumentó casi un 30 por ciento.

“Nuestro volumen de exportación de vehículos de nueva energía superó los 1,2 millones de unidades, un aumento del 77,6 por ciento. Este volumen de exportación ocupa el primer lugar en el mundo”, apuntó Zheng Shanjie, Director de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, máximo planificador de la nación.

El informe de trabajo del gobierno también propuso por primera vez llevar a cabo la acción “inteligencia artificial” para construir un clúster industrial digital competitivo internacionalmente.

Chen Xudong, presidente y gerente general de IBM Greater China, dijo que la IA mejorará en gran medida la productividad humana y se espera que cree un valor de 4,4 billones de dólares estadounidenses por año para 2030.

En medio de un escenario internacional convulso con el principal hegemón en una crisis sistémica, Beijing busca entonces consolidarse como una fuerza estabilizadora, moderna y en expansión, pese a la retórica antichina de potencias como Estados Unidos.

arc/idm

RELACIONADOS